lunes 19/10/20

La valedora do Pobo dimite casi cuatro meses después del fallo del Supremo

“Fue un honor para mí servir a Galicia, lo que hice en todo momento con lealtad”, indicó Milagros Otero
02 julio 2018 página 12 / 07 julio 2018 página 24 / 04 abril 2019 página 19
SANTIAGO DE COMPOSTELA, 08/05/2018.- La Valedora do Pobo de Galicia, Milagros Otero durante su interevención esta mañana en el Pleno del Parlamento Gallego en donde trataron el informe de esta institución del año 2017. EFE/ Xoán Rey
Milagros Otero registró ayer ante el Parlamento de Galicia su renuncia como valedora do Pobo | archivo ec

La valedora do Pobo, Milagros Otero, registró ayer ante el Parlamento de Galicia su renuncia al cargo. La dimisión de Otero se produce casi cuatro meses después de que el Supremo desestimase su recurso contra la condena del Tribunal Superior de Xustiza de Galicia por la designación dentro de la institución de María Puy, hermana del portavoz parlamentario del PPdeG y sobrina del expresidente Manuel Fraga.

Otero presentó un escrito de dimisión en la Cámara en la mañana de ayer. Este paso se produce días después de conocerse que solicitó un incremento de su salario y del resto del personal del Alto Comisionado del Parlamento en virtud de la aplicación del acuerdo alcanzado a principios de este año entre la Xunta y los sindicatos para la actualización de las retribuciones de los empleados públicos.

A principios del mes de abril, tras conocerse la desestimación del recurso por parte del Supremo, Otero vinculó su renuncia al cargo a que el Parlamento, órgano encargado de designar el Valedor do Pobo, acordase la persona que la sustituiría tanto a ella como al vicevaledor, Pablo Cameselle. “Fue un honor para mí servir a Galicia, lo que hice en todo momento con la lealtad, responsabilidad y honestidad que esta posición requería”, indica Milagros Otero en su documento de renuncia.

Otero, que ocupaba el cargo de valedora desde septiembre de 2015, dirige el escrito al presidente del Parlamento, Miguel Ángel Santalices, como continuación de la carta remitida a la Cámara el 12 de abril de 2019 en la que, días después de conocerse el fallo del Supremo, puso su cargo a disposición del Legislativo, que es el órgano que la nombró a propuesta del PP.

Sin embargo, vinculaba su salida a que los grupos acordasen su relevo. Entonces, justificó su postura en que pretendía “garantizar a la ciudadanía” que sus quejas continuasen siendo tramitadas “con normalidad como hasta el momento”. “La valedora seguirá ejerciendo hasta el último día con el mismo rigor, profesionalidad e independencia su importante tarea en la defensa de los derechos de las personas”, sentenció.

Desvío de poder
En junio de 2018, el Tribunal Superior de Xustiza de Galicia estimó el recurso de uno de los participantes en el proceso de selección, por sistema de libre designación, del puesto de jefe de servicio de Administración y Personal, que recayó en María Puy Fraga. El Alto Tribunal gallego consideró probado que la valedora influyó en el proceso para que el puesto recayese en María Puy Fraga, hija del catedrático de Derecho del que es discípula académica Otero, quien, según el tribunal, actuó con “arbitrariedad” y cometió un “desvío de poder”.

La valedora llegó a presentar su “abstención” en el proceso y delegó la resolución final en Pablo Cameselle, eso sí, después de que estuviesen definidos los criterios de la convocatoria y de que se hubiesen presentado los candidatos.

Comentarios