martes 07.07.2020

Un incendio arrasa las Fragas do Eume y obliga a desalojar a doscientas personas

La Guardia Civil rescató a un grupo de excursionistas en la planta eléctrica
La densa humareda provocada por el incendio cubrió el cielo sobre la ciudad de A Coruña
Los medios desplegados no pudieron evitar que las llamas cruzaran el río hasta Monfero
incendio fragas do eume
incendio fragas do eume

El primer gran incendio del año en la zona de Ferrolterra y uno de los peores de Galicia hasta el momento se declaraba pasadas las tres de la tarde de ayer en las Fragas do Eume, arrasó a su paso entre 200 y 300 hectáreas de esta zona natural protegida y obligó a desalojar varias parroquias del municipio de A Capela (Vilariño, Teixido, O Coto, Ribeira, Veiga o Guitiriz, entre otras).

Las llamas quemaron
más de 200 hectáreas y amenazaron viviendas y el monasterio de Caaveiro

Las viviendas en varios de estos lugares, en la zona próxima al Ayuntamiento de As Pontes, se encontraban prácticamente en el epicentro del incendio a media tarde de ayer y algunos vecinos temían que estos lugares pudieran haber desaparecido pasto de las llamas. El número de desalojados se situó en torno a los doscientos, cuarenta viviendas, según la información facilitada por la Guardia Civil. Parte de ellos, sin embargo, estaba previsto que volviesen a sus hogares, muchos preocupados por el ganado, y otros optaron por pasar la noche en el hotel Fraga do Eume. También tuvieron que ser rescatados un grupo de excursionistas que se quedaron atrapados en las cercanías de la planta eléctrica de A Capela.

Aunque se especulaba con la posibilidad de que el fuego pudiese alcanzar otros ayuntamientos que comparten el territorio de las fragas atlánticas, lo cierto es que a última hora la situación parecía un tanto controlada, si bien algunas fuentes locales hablaban de que las llamas ya hubiesen saltado el río hacia el término municipal de Monfero.

Desde la detección del fuego se determinó la gravedad del mismo y se le aplicó la calificación de nivel 1, que permite a los efectivos implicados en su extinción el de-salojo de aquellas personas no vinculadas a estas tareas. La Guardia Civil se ocupó de tratar de garantizar la seguridad de los residentes en la zona afectada por los desalojos y el incendió, que permanecía activo a última hora.

Origen > Según fuentes consultadas por este diario, el fuego se habría originado en las inmediaciones de la presa del Eume, pero el fuerte viento reinante provocó que se extendiera rápidamente, sobrepasando la carretera próxima y acercándose peligrosamente y con gran velocidad al monasterio de Caaveiro, al que no llegó a afectar, aunque sí fueron desalojadas las visitas.

Prácticamente todos los efectivos disponibles en el área, desde los Bomberos de As Fragas hasta los conductores de tractores del Ayuntamiento de A Capela, pasando por diez patrullas de la Guardia Civil y efectivos de Protección Civil se pusieron a las órdenes del Pladiga (Plan de lucha contra los incendios forestales) que coordina la Consellería de Medio Rural e Mar.

Cinco helicópteros, cuatro motobombas, cuatro aviones –que recogieron agua durante toda la tarde en Pontedeume y en la ría de Ferrol–, cinco brigadas, cuatro agentes forestales, dos palas y un técnico a pie trabajaron durante la tarde para intentar controlar el incendio y crear cortafuegos que impidiesen su avance.

Más militares > Un equipo de reconocimiento de la Unidad Militar de Emergencias (UME) y dos elementos de intervención, integrados por 55 militares, seis autobombas, dos camiones nodriza y un vehículo de comunicaciones se sumaron al dispositivo.

Los militares proceden del batallón de intervención de emergencia V, con sede en León y estaba previsto que salga un tercer elemento de refuerzo, a petición de la Xunta.

La conselleira do Medio Rural e do Mar, Rosa Quintana, y la delegada territorial de la Xunta en A Coruña, Belén Docampo, junto con el presidente de la Diputación de A Coruña, Diego Calvo, se desplazaron hasta la zona.

Comentarios