viernes 15/1/21

Un trabajador con cinco hernias discales podría recibir el alta del INSS para volver a su puesto

Un vecino de la comarca, que trabaja como repositor en una gran superficie de Ferrol, podría recibir en los próximos días la notificación del Equipo de Valoración de Incapacidades del INSS para que se incorpore a su puesto, a pesar de sufrir graves dolencias lumbares y cervicales.

Un reponedor con una gran carga de mercancía en un hipermercado              ec
Un reponedor con una gran carga de mercancía en un hipermercado ec

Un vecino de la comarca, que trabaja como repositor en una gran superficie de Ferrol, podría recibir en los próximos días la notificación del Equipo de Valoración de Incapacidades del INSS para que se incorpore a su puesto, a pesar de sufrir graves dolencias lumbares y cervicales.
En sus informes médicos constan hasta cinco hernias discales, una de ellas operada por un posible riesgo medular. Además, se le han constatado en las últimas revisiones cambios degenerativos en las articulaciones. El último informe del reumatología del Sergas –de abril de este año– especifica que no debe cargar pesos ni realizar actividades que supongan una sobrecarga articular.
Esta no es la primera vez que hombre sufre las consecuencias de las discrepancias entre los informes médicos y las decisiones del INSS o la mutua. En 2014 le concedieron una incapacidad total permanente para realizar su trabajo, la cual le fue retirada sorpresivamente alegando la
curación de sus lesiones.
Sin embargo, no pudo permanecer en su puesto de trabajo ni tres días, tras los cuales se vio obligado a solicitar una nueva baja. Precisamente ese episodio derivó en un nuevo frente, esta vez con el responsable de recursos humanos de la empresa, contra el que interpuso una demanda por coacciones y negación de auxilio.
Según relata en la denuncia este empleado, el alto cargo de la multinacional no le permitió acceder a los servicios de la mutua e incluso se enfrentó físicamente a él cuando el demandante intentó quejarse al comité de empresa, cuyos miembros fueron testigos del incidente. Aún así, pese al testimonio de sus compañeros, la jueza no concedió demasiada gravedad a este hecho.
Ahora, tras recibir ayer el alta por agotamiento, se encuentra a la espera de recibir la evaluación del INSS que le confirmará su vuelta a un puesto de trabajo que no puede realizar.
El empleado, que lleva 30 años trabajando para esta empresa, reclama una “solución definitiva” para acceder a un puesto de trabajo que sus lesiones sí le permitan realizar. “En vez de proteger a los que estamos incapacitados, van a por nosotros”, se lamenta.

Comentarios