domingo 29/11/20

Un total de 130 pesqueros gallegos, en vilo ante un posible Brexit duro

Los buques que faenan en Gran Sol y Malvinas, con 1.700 tripulantes, serían expulsados y perderían los derechos

La posibilidad de una salida sin acuerdo de la UE del Reino Unido, el conocido como Brexit duro, tiene en vilo al sector pesquero gallego, concretamente a 130 buques que faenan en Gran Sol y Malvinas y a sus 1.700 tripulantes, y, por extensión, a todos los eslabones de la cadena comercial.

Autoridades, representantes de la comunidad académica y científica y de organizaciones sindicales participaron ayer en Vigo en un foro organizado por la Fundación para la pesca y el marisqueo (Fundamar) para analizar las consecuencias de un hipotético Brexit duro.

La profesora de Economía Aplicada María do Carme García Negro, de la Universidad de Santiago de Compostela, indicó que los principales riesgos que afrontan la flota gallega y española son su eventual expulsión de estos caladeros y la pérdida de los derechos pesqueros en los mismos.

“Si se ponen locos, como parece que están, el 31 de octubre nos echan de sus aguas. No hay en la UE de los 27 ni en el Gobierno español previsión alguna respecto de qué hacer entonces”, planteó, pues todo se guió hasta este momento en un código de buena conducta para minimizar daños y en la reciprocidad.

Prórroga

El otro escenario posible, ahondó, es que haya “un poco más de sentido común y de buena conducta” y haya una especie de prórroga, también prevista en el plan de contingencia español, que se llama “espera final a remate del contrato”.

Otro de los temores del sector pesquero gallego y español es que “después de que nos echen se queden con todo el pescado de sus aguas”, dijo.

También participó en la jornada organizada por Fundamar el secretario general de la confederación española de pesca (Cepesca), Javier Garat, quien expresó su inquietud por la persistencia de la “grandísima incertidumbre”.

Garat señaló que el sector “no quiere un Brexit duro”, sino más bien “seguir con el acuerdo de retirada y la declaración política que nos daba un margen de dos años para poder negociar un acuerdo de pesca, y mientras tanto la flota seguiría pescando en aguas del Reino Unido y el mercado seguiría abierto para ellos”.

Por su parte, el conselleiro de Economía, Empleo e Industria, Francisco Conde, advirtió del “enorme impacto” de un posible Brexit duro, “impredecible” tanto en el corto, como el medio y el largo plazo, y subrayó la importancia de la coordinación entre administraciones y agentes para que Galicia cuente con un posicionamiento unívoco.

Aun en el mejor de los casos, Conde reconoció que el Brexit implicaría una serie de condicionantes que ahora no existen como aranceles, controles aduaneros y trámites administrativos.

Garantizó que la Xunta respaldará al sector pesquero y, como muestra, aludió al reciente viaje del presidente, Alberto Núñez Feijóo, a Argentina, que el presidente de la Cooperativa de Armadores de Vigo, Javier Touza, le agradeció. l

Comentarios