miércoles 21/10/20

El temporal se ceba con el santuario de Muxía incendiado en las navidades

El temporal se cebó ayer con el santuario da Virxe da Barca de Muxía, en el que las olas derribaron un muro y desplazaron y rompieron la piedra de Abalar, después del incendio que sufrió el día de Navidad.

Las olas rompen en la costa de Muxía, donde provocaron daños en el muro del santuario de A Virxe da Barca; Un grupo de personas observa el fuerte oleaje en Muxía	efe
Las olas rompen en la costa de Muxía, donde provocaron daños en el muro del santuario de A Virxe da Barca .efe

El temporal se cebó ayer con el santuario da Virxe da Barca de Muxía, en el que las olas derribaron un muro y desplazaron y rompieron la piedra de Abalar, después del incendio que sufrió el día de Navidad.
El litoral de la comunidad gallega estuvo ayer en alerta roja debido a una profunda borrasca, con olas que han superado en algunos momentos los once metros de altura y viento fuerte, superior a los cincuenta kilómetros por hora. La potencia de dicha borrasca se dejó sentir con vehemencia en A Costa da Morte.

El fuerte oleaje derribó el muro de
la plaza principal y desplazó y rompió
la Pedra de Abalar


Así, la iglesia da Virxe da Barca fue una vez más víctima de los efectos del tiempo, pues hace tan solo doce días un rayo impactó sobre el tejado y provocó un incendio que devastó su interior.
Ahora, según fuentes de la Policía Local, el oleaje derribó por completo el muro de la plaza principal, de más de dos metros de altura desde el mar y una anchura de unos 60 centímetros.
Esta pared apenas se elevaba en torno a cuarenta centímetros desde la plaza y servía para que no llegase a ella el agua del mar cuando las olas azotaban las rocas cercanas al santuario.
La mítica piedra de Abalar, visitada por infinidad de peregrinos, fue también desplazada por los efectos del temporal y, tal y como explicó la Policía, es muy posible que esté rota, aunque hay que examinarla con detalle. El puerto de Muxía fue otro de los afectados por la fuerza de las olas, con un gran arrastre de piedras en la zona de la depuradora y parte de uno de los cuatro pantalanes del puerto deportivo desaparecida.
Uno de los barcos, denominado “Hermanos Sambad”, tuvo problemas de amarre cuando se rompió el pase de la cadena y cambiaron su posición a una más protegida.
Además, la carretera CP-2303 estuvo inundada, aunque sin cortar, también por las fuertes lluvias registradas durante toda la mañana en toda A Costa da Morte. 

Comentarios