domingo 24/1/21

El teléfono móvil de Diana Quer podría ofrecer datos sobre sus últimos pasos

El terminal de telefonía móvil iPhone 6 de Diana Quer hallado a media mañana de este jueves por un mariscador de la Cofradía de Rianxo bajo el viaducto de la Autovía do Barbanza en Cespón (Boiro) podría ofrecer una información muy valiosa sobre los últimos pasos que dio la joven madrileña desaparecida desde la madrugada del pasado 22 de agosto en A Pobra.

Diana López-Pinel regresó a la casa de veraneo en A Pobra a recoger unos enseres olvidados. Chechu Río
Diana López-Pinel regresó a la casa de veraneo en A Pobra a recoger unos enseres olvidados. Chechu Río

El terminal de telefonía móvil iPhone 6 de Diana Quer hallado a media mañana de este jueves por un mariscador de la Cofradía de Rianxo bajo el viaducto de la Autovía do Barbanza en Cespón (Boiro) podría ofrecer una información muy valiosa sobre los últimos pasos que dio la joven madrileña desaparecida desde la madrugada del pasado 22 de agosto en A Pobra. Así lo creen los investigadores y también la familia de la muchacha, que muestran un mayor optimismo respecto a las últimas semanas en las que la gran cantidad de datos recabados en las diferentes líneas de trabajo abiertas no había permitido encontrar ninguna pista o evidencia para saber lo que le sucedió a la adolescente. 
Después de más de dos meses bajo en agua salada y entre el fango que hay en el punto en donde fue extraído, el referido teléfono móvil se encontraba bastante deteriorado, precisándose que estaba reventado, algo que posiblemente se produjo debido que pudo reventar la batería por su exposición al agua. Independientemente del aspecto que exteriormente pueda presentar ese celular y de que la sal pueda haber afectado a la placa y a los circuitos del iPhone 6, que podrían quedar bloqueados, el objetivo principal de las pesquisas parece estar en la memoria interna, que es un espacio estanco compacto y con un aislamiento, en donde se almacena una copia de seguridad. De recuperar ese contenido dependerá que la investigación pueda producir avances importantes, entre los que no se descarta la obtención de huellas, para lo que se le dará el tratamiento adecuado, lo que podrái conducir a sospechosos.
Expertos en nuevas tecnologías a los que ha tenido acceso este periódico indicaron que aunque el tiempo de exposición al agua salada transcurrido -más de dos meses- corre en contra de la conservación de esa memoria flash o de estado sólido, señalan que puede que no se llegase a dañar lo que contiene. Pese a que la Guardia Civil ya realizó una gran labor en la recuperación de cierta información con el apoyo de la más avanzada tecnología, los especialistas consultados apuntan que del teléfono móvil se pueden obtener directamente otros datos relevantes a través del teléfono móvil y los servicios de internet, que no se pudieron obtener al no conseguir las autorizaciones pertinentes por parte de Apple o Whatsapp. Se refieren a las comunicaciones tanto de llamadas de voz como a través de mensajes recibidos y enviados a través de las aplicaciones instaladas en ese dispositivo -instagram, wechat, snapchat, askme,...-, así como fotografías y videos -entre los que podría haber archivos de las horas previas a su desaparición, y que servirían para conocer con quien se relacionó. Del mismo modo, esos profesionales conocedores del funcionamiento de ese tipo de dispositivos apuntan a que de la información que se pueda extraer se sabrá como se movió ese teléfono móvil con precisión de metros de los situos donde estuvo, accediendo desde el mismo a través de Google Maps. 
Del mismo modo, apuntaron que lo más probable es que una vez se sepa si se puede recuperar la información de la memoria interna, se proceda a hacer un volcado en otro dispositivo funcional para acceder a los datos, con lo que se podrán hacer las pruebas para conocer los contenidos sin que se produzcan alteraciones en el original. Del mismo modo, también indicaron que será esencial que se pueda realizar el descifrado de toda la información almacenada.
Por su parte, Diana López-Pinel, madre de la joven madrileña desaparecida, que a última hora del jueves llegó junto a su hija menor, Valeria, a la casa de veraneo en el lugar pobrense de Cabío procedente de la vivienda en Pozuelo de Alarcón, manifestó que se encontraba bien y con un mayor “optimismo” tras el hallazgo del teléfono móvil de Diana Quer, precisando que es algo “positivo” y que viene a reforzar alguna de las tesis que baraja sobre lo sucedido. Indicó que todavía era pronto para obtener información sobre el contenido de ese dispositivo, pues aún va a tardar unos días en ser analizado. Se trata de un plazo que, según indicaron algunas fuentes, podría ser aproximadamente de una semana y media. Al parecer, su desplazamiento a la localidad en la que desapareció su hija era algo que ya estaba previsto para acudir a recoger algunos enseres que le quedaron de su estancia estival, entre otras cosas.
La madre de Diana y Valeria aprovechó para desmentir alguna información difundida y que la vinculaba con el uso de una casa de color azul situada cerca del muelle de Taragoña. De hecho, acudió ayer al mediodía al cuartel de la Guardia Civil de Boiro para presentar una denuncia y que aunque no precisó la causa, dijo que lo que no se podía hacer era dar información falsa. Su exmarido, Juan Carlos Quer manifestó al respecto que desconocía la existencia de esa casa y precisó que no conoce nada ni a nadie de ese entorno, y que tras saber de ello contactó con la Policía Judicial. n

Comentarios