jueves 24/9/20

La subida de enero del peaje de la AP-9 no incluirá la parte de la ampliación del puente de Rande

La oposición y el PPdeG se vuelven a enzarzar en el Parlamento por el precio de la autopista gallega

La subida de enero del peaje de la AP-9 no incluirá la parte de la ampliación del puente de Rande

El ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, informó ayer de que la subidaca del peaje de la AP-9 prevista para la entrada de 2018 se deberá solo al ajuste del IPC de tráfico habitual y que no incluirá todacavía la parte de un 2% adicional correspondiente a la ejecución de las obras del puente de Rande, que se hará efectiva en un tiempo todavía sin determinar.
De la Serna explicó a la prensa, con motivo de su visita a Compostela que “la parte de la tarifa asociada a la actuación en Rande no se podrá poner en marcha hasta que” el Consejo de Ministros no dé luz verde a un nuevo real decreto que liquide dichas obras, previo paso por el Consejo de Estado, por lo que calculó en “unos meses” el tiempo que tardará en entrar en vigor.
En cualquier caso, el responsable estatal defendió que “lo que está haciendo el Ministerio es cumplir con la ley”, al seguir los pasos de un real decreto formulado “hace ya casi siete años”, bajo un gobierno del PSOE, y que establecía dicha subida de los peajes como forma de costear las obras. Es por ello que censuró las críticas del PSOE a raíz de este incremento tarifario, ya que, terció, “es un poco curioso que el mismo que tomó la decisión de sufragar la ampliación mediante peajes ahora sea el que diga que esa decisión no le parece bien”.
Acerca de las obras de ampliación, De la Serna comentó también que “se están planificando las pruebas de carga” y que se prevé “poder realizar una apertura en pocos días” del “grueso de la obra”, aunque en los meses siguientes haya que hacer trabajos nocturnos de cuestiones menores. Asimismo, el ministro se mostró dispuesto a bonificar parcial o totalmente los peajes de la AP-9 en Redondela “siempre que esa bonificación provenga de una compensación vía aumento en las tarifas” del resto de autopista.

Con cargo al Estado
Por su parte, el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, que también intervino en el mismo acto, reclamó que las obras de ampliación de la AP-9 que se lleven a cabo en un futuro “no se vuelvan a hacer con cargo al peaje, sino al presupuesto del Estado”, y cargó contra el Gobierno socialista responsable del acuerdo que lo estableció así en 2011. El acto junto a De La Serna no fue el único en el que Feijóo tuvo que hacer referencia a la AP-9. Así, el PPdeG y la oposición se volvieron a enzarzar en el Parlamento de Galicia a cuenta de la autopista. Mientras los opositores pedían un “frente común para impedir el incremento de las tarifas que tendría consecuencias muy negativas” para Galicia, el PPdeG rechazó esto al recordar que se debe cumplir un pacto firmado pese a que no se esté de acuerdo. La iniciativa presentada por En Marea, y rechazada por el partido mayoritario, reclamaba al Gobierno español que dejase sin efecto el acuerdo con Audasa para la subida de tarifas en los peajes de la AP-9 para el año 2018 y los dos siguientes.
Además, también reclamaban que en el plazo de tres meses se elabore un estudio de la viabilidad del rescate de la AP-9 para el sector público, contemplando su coste, impacto tarifario para el público y las alternativas para su financiación.
El diputado de En Marea Manuel Lago lamentó que los Gobiernos del PP permitan que Audasa continúe siendo “uno de los poderes fácticos de nuestro país” y que, de este modo, “la estafa se prolongue en el tiempo”
Para el diputado nacionalista Luis Bará es momento de exigirle a la Xunta que haga “algo” al respecto de esta “vergüenza, infamia, atraco” y deje de ser “un cero a la izquierda” en la defensa de los intereses de los gallegos.
Mientras, el parlamentario del PSdeG Xoaquín Fernández Leiceaga volvió a reclamar que sea el Ministerio de Fomento la administración que se haga cargo de la subida de los peajes. Sin embargo, el representante del PPdeG Martín Fernández Prado insistió en que “no están amortizadas las obras” de la citada carretera y aunque desde su partido han dicho “veinte veces que estamos en contra de la subida de los peajes”, se trata de un acuerdo que “está firmado por un ministro socialista” y que “hay que cumplir si somos un gobierno serio”.
Por su parte, el presudente de la Xunta salió al paso de las críticas recordando cómo los aumentos eran mayores durante la etapa del bipartito pese a que, a diferencia de esta ocasión, no había “ningún kilómetro de obras” que pagar.
En 2007, recordó el mandatario en la sesión de control del Parlamento, las tarifas de la mencionada autopista crecieron un 3,72%; un porcentaje que se elevó hasta el 4,35% dos años más tarde. En cambio, prosiguió, ni el pasado año ni el actual se registraron aumentos, fueron “cero”, dijo. l


Feijóo ironiza con la denuncia de Villares sobre la restricción de vacunas: “¿Quiere romper su grupo?”

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, ironizó ayer con la denuncia de En Marea sobre la restricción de vacunas, en medio de la polémica generada por la eurodiputada de la izquierda rupturista Lídia Senra, con que el magistrado en excedencia Luís Villares pretende “romper definitivamente su grupo” y con su viceportavoz, Antón Sánchez.
Y es que Senra se presentó a las elecciones europeas por la candidatura de Alternativa Galega de Esquerda –formada por Anova e IU– y, a raíz de que se conociera una iniciativa suya en la que cuestionaba la efectividad de las vacunas, fue desautorizada por esas formaciones.
Al hilo de ello, ante el pleno del Parlamento, durante la última sesión de control del año, Feijóo deseó a Villares “la mejor navidad posible” tras recomendar para sus compañeros de escaño una vacuna frente a “la demagogia” que, entre otras cosas, le ha llevado a “tocar de oído” con sus críticas a la reforma de la Ley de Salud.
En concreto, Villares censuró que “aleja” a los pacientes de los hospitales cuando “en sanidad, la distancia mata” y por ello consideró a Feijóo “un presidente separatista” en términos sanitarios.
Al hilo de esa supresión de servicios que denunció, aludió también a la negativa de implantar el servicio de hemodinámica 24 horas en Lugo para recriminar a la Xunta que trace “una línea divisoria entre la vida y la muerte con un horario de oficina”. “Es el colmo de la prepotencia. ¿Se cree dios?”, sentenció el líder de la formación rupturista.
Para rebatir esas acusaciones de “condena” a una “mayor mortalidad” a los vecinos de Lugo, Feijóo no solo advirtió de que son “disparates” sino que sostuvo que los tiempos se deciden utilizando el criterio de una comisión de cardiólogos. Dicho esto, reivindicó su compromiso con la sanidad y apostilló que “algún día” se destacará lo que ha hecho su gobierno por este servicio público en Lugo. “Pasará a la Historia por la desatención y el separatismo”, replicó Villares, para que Feijóo le preguntase si se ha hecho “constitucionalista”. l

Comentarios