sábado 28/11/20

Los sindicatos de justicia partidarios de firmar el acuerdo denuncian que se produjo coacción

La otra parte niega “impedimentos” para votar y avanza que intentarán buscar una mejor oferta con la Xunta

Un trabajador de Xustiza quema su nómina en un acto de protesta | cabalar (efe)
Un trabajador de Xustiza quema su nómina en un acto de protesta | cabalar (efe)

Los sindicatos de justicia partidarios del acuerdo con la Xunta SPJ-USO, UGT y CC.OO. denunciaron “coacciones, amenazas e insultos” durante las asambleas celebradas el viernes en las que un 52,8% de los trabajadores rechazó la oferta del Ejecutivo, unas actitudes frente a las que analizarán tomar medidas legales. Estas acusaciones son negadas por la otra parte sindical, que aboga por buscar una oferta “mejor”.
En un comunicado conjunto estos tres sindicatos que aceptaron el jueves la propuesta del Gobierno gallego –que también apoya CISF– acusaron a las restantes centrales que integraban el comité de huelga y que rechazan el acuerdo –Alernativas na Xustiza-CUT, CIG y STAJ– de 
“impedir la realización en libertad” la votación.
“Lo que debería haber sido una jornada de participación democrática, en la que por un colectivo de trabajadores se ejercitara su legítimo derecho al voto, se convirtió, sin embargo, desde primera hora de la mañana en una intolerable persecución por grupos de asalto organizados por los sindicatos CUT, CIG y STAJ”, denuncian.
Así, aseguran que los miembros de estas centrales “intentaron impedir con su actitud agresiva que la votación se realizase”, unos hechos que, según apuntan, “están debidamente documentados con imágenes que indican que se han podido cometer numerosos delitos: coacciones, amenazas, insultos, daños materiales e incitación al odio, entre otros”.

Medidas legales
Al respecto, fuentes de UGT explicaron que los sindicatos partidarios del acuerdo mantendrán una reunión “el lunes o martes” de la próxima semana en la que analizarán tomar “las medidas legales oportunas” como la puesta en conocimiento de la Fiscalía de estos “hechos vergonzosos”.
Además, SPJ-USO, UGT y CC.OO. señalan que debido a este contexto en el que se desarrollaron las asambleas del viernes “no votaron 1.137 funcionarios sobre un censo de 2.750”. “El no sale por un escaso margen de 90 –841 noes y 743 síes– y teniendo en cuenta todo lo ocurrido no es en absoluto significativo”, señalan los sindicatos.
Por su parte, también ayer remitió un comunicado CSIF, en el que asegura que “los funcionarios y funcionarias de justicia tenían y tienen derecho a opinar sobre una posible salida al conflicto”. “Es más, eso es lo que estaban demandando, lo que no implica la aceptación del acuerdo sino, simplemente, el derecho a decidir sobre sus condiciones laborales”, indicó la organización.
Con todo, considera que “pese a los insultos, amenazas y coacciones llevadas a cabo por un grupo de funcionarios y sindicalistas que pretendieron boicotear la consulta”, los trabajadores “dejaron claro que la propuesta de acuerdo que la Xunta trasladó al comité de huelga en la última reunión es insuficiente”.
Por su parte, fuentes de los sindicatos que rechazaban la oferta presentada por el Gobierno gallego negaron “impedimentos” para que los trabajadores pudiesen votar. “Lo que hubo fue un rechazo espontáneo de los trabajadores, no fue más allá de los gritos de desaprobación por como hicieron las cosas”, explicaron.
Así, tras incidir en que “no se impidió a nadie votar”, estas fuentes aseguraron que “si no votó más gente” fue por la “propia organización de las votaciones”. Especialmente, incidieron en la baja participación de los trabajadores de los pueblos. Además, estas fuentes explicaron que “recogen el guante” y que llamarán a la Xunta para “intentar llegar a un acuerdo mejor”.  l

Comentarios