domingo 25/10/20

Sinaí Giménez abandona la cárcel tras abonar los 50.000 euros que le imponían de fianza

Sinaí Giménez, el autoproclamado “príncipe de los gitanos” gallegos, abandonó ayer la prisión de Villabona, en Asturias, tras abonar una fianza de 50.000 euros impuesta por un Juzgado de Cangas (Pontevedra), según confirmaron fuentes judiciales.

Giménez acude a una de sus citas en el juzgado | aec
Giménez acude a una de sus citas en el juzgado | aec

Sinaí Giménez, el autoproclamado “príncipe de los gitanos” gallegos, abandonó ayer la prisión de Villabona, en Asturias, tras abonar una fianza de 50.000 euros impuesta por un Juzgado de Cangas (Pontevedra), según confirmaron fuentes judiciales.
Giménez fue detenido en abril de 2016 junto a otras personas de su núcleo familiar en el marco de la operación Vida. Esta causa dirigida por el Juzgado de Instrucción número 3 de Cangas investiga la existencia de una organización criminal que supuestamente se dedicaba a extorsionar a vendedores ambulantes y que operaba en mercadillos de toda la provincia de Pontevedra.
Tras su salida de prisión, el entorno de Sinaí expresó su “más sincero agradecimiento a todos aquellos que le apoyaron y confiaron en él”, especialmente a todos los componentes de la prisión de Villabona por “el respeto, trato y cariño dispensado”.
En su momento, la Guardia Civil detuvo al patriarca de la familia o “clan de los morones”, Olegario. G.S.; a su mujer, Flora J.G.; a sus hijos Juan Paulo, Sinaí, Marino y Saúl; a una nuera del matrimonio, y a otros miembros de la familia de Sinaí Giménez.

Solo queda Saúl
El juez decretó el ingreso en prisión de Olegario y sus hijos, aunque todos se encuentran ya en libertad, a excepción de Saúl.
El patriarca, Olegario que quedó luego en libertad provisional por su delicado estado de salud, mientras que sus hijos Marino y Juan Paulo han salido de la cárcel tras satisfacer las fianzas establecidas por el juzgado, el último de ellos, Sinaí. De esta forma, solo Saúl permanece en prisión.
Las fuentes consultadas precisaron también que el importe abonado responde a una rebaja de la fianza de 100.000 euros impuesta inicialmente por la Audiencia de Pontevedra. 
No obstante, pese a la puesta en libertad provisional de Sinaí, se mantienen las condiciones fijadas en un inicio, que incluyen la retirada del pasaporte, la prohibición de acercarse a ciertos mercadillos de Pontevedra, y la obligación de comparecer periódicamente en el juzgado. l

Comentarios