domingo 25/10/20

De la Serna y Feijóo destacan la vital importancia que tendrá la autovía Santiago-Lugo

La autovía que conectará Santiago con Lugo inició ayer “el final” de su construcción, en palabras del presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, quien, acompañando al ministro de Fomento,

De la Serna y Feijóo participan en el acto de  colocación de la primera piedra | lavandeira jr (efe)
De la Serna y Feijóo participan en el acto de colocación de la primera piedra | lavandeira jr (efe)

La autovía que conectará Santiago con Lugo inició ayer “el final” de su construcción, en palabras del presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, quien, acompañando al ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, participó en la colocación de la primera piedra del tramo Arzúa-Melide, cuya conclusión está prevista para el año 2022.
Ante las autoridades presentes y los medios de comunicación, Núñez Feijóo recordó que “se empezó a hablar” de esta autovía a finales de los años noventa. De hecho, rememoró la inauguración del primer tramo (entre Santiago y Lavacolla) en 1999 por parte de los expresidentes de la Xunta y del Gobierno central Manuel Fraga y José María Aznar, respectivamente.

Así, “acariciando el final de una obra esperada”, un “éxito conjunto del pueblo gallego” a su juicio, el jefe del Ejecutivo autonómico apuntó a la fecha “clave” del próximo Año Santo (en 2021) para lanzarle un mensaje al titular de Fomento. Para entonces, dijo, las “principales autovías” deberían estar “funcionando”.

Por su parte, De la Serna, que cifró en 103 millones de euros el coste del tramo de 16 kilómetros que ahora empieza a construirse (88 millones según los números de la directora de obra, a lo que el ministro sumó otros conceptos), valoró la reducción en tiempo y el incremento en seguridad que supondrá la obra.
El ministro no aportó el dato de plazo fijado para esta obra, pero sí lo concretó el responsable de Carreteras en Galicia: cincuenta y un meses, con finalización prevista para mayo de 2022.

Más segura
Este tramo discurre por los términos municipales de Arzúa, Santiso y Melide y con el arranque de sus obras ya están todos o en servicio (tramos entre Lugo y Palas de Rei y Lavacolla–Santiago) o en obras (tramos entre Palas de Rei y Lavacolla).

En concreto, el ministro situó en un 70% el nivel de ejecución del que va de Lavacolla a Arzúa y en algo más del 10% el de Melide a Palas de Rei, donde aflora patrimonio arqueológico.
La autovía Santiago-Lugo ahorrará en unos treinta minutos el trayecto actual, hasta dejarlo en una hora, además de la ampliación de su capacidad, que pasará de discurrir entre pueblos a contar con cuatro carriles.
El ministro valoró este eje como de “vital importancia” para Galicia, a lo que también se refirió Feijóo al destacar que sirve para “la vertebración” de la comunidad, al unir el interior con la costa. Una autovía “libre de peaje” que enfila su “recta final” y que significará “un antes y un después”, para el dirigente gallego.

El tramo de autovía discurre al sur de la carretera N-547, con untrazado sensiblemente paralelo a ella. La nueva autovía permitirá, además, mejorar sensiblemente la seguridad vial de la actual N–547,tanto rodada como peatonal, donde hay importantes tránsitos de peregrinos del Camino de Santiago, eliminándose además la travesía de Melide.

La inversión total de la actuación asciende a 103 millones de euros,incluyendo los presupuestos de las asistencias técnicas de redacciónde proyecto, control y vigilancia de las obras y el importe estimado de las expropiaciones.
La longitud del nuevo tramo de autovía es de 16,38 kilómetros. Seinicia en Melide, conectando en el enlace de Melide sur con el tramo en obras de la A-54 entre Palas de Rei y Melide, y finaliza en el enlacede Arzúa oeste.

Comentarios