jueves 02.04.2020

El Sergas desliga de cuestiones económicas la retirada de fármacos

El gerente del Sergas, Antonio Fernández-Campa, ha valorado hoy la adherencia al tratamiento farmacológico en el Sergas, que muestra un comportamiento de los usuarios gallegos "dentro de los parámetros normales", y que no depende de "cuestiones económicas".

Una persona adquiere varios fármacos en una farmacia. EFE/Archivo
Una persona adquiere varios fármacos en una farmacia. EFE/Archivo

El gerente del Sergas, Antonio Fernández-Campa, ha valorado hoy la adherencia al tratamiento farmacológico en el Sergas, que muestra un comportamiento de los usuarios gallegos "dentro de los parámetros normales", y que no depende de "cuestiones económicas".
Esta conclusión la ha avanzado Fernández-Campa en la comisión de Sanidad del Parlamento de Galicia, tras el estudio realizado por el Sergas para comparar el índice de recetas recetadas y prescritas frente a las recetas finalmente retiradas de las farmacias, en el periodo comprendido entre enero y junio del 2014, que muestran datos que deberían ser "tranquilizadores".
Fernández-Campa se ha referido especialmente a la retirada realizada por dos grupos especialmente sensibles a la adherencia farmacológica.
Por una parte, el de las personas que están exentas de pagar por la prescripción, como los perceptores de la renta de integración social (Risga) o parados de larga duración, entre otros, colectivos en los que el índice de retirada es de un 83,5%, a pesar de ser un grupo "exento de cualquier tipo de aportación".
Y por otra parte, el del grupo de pensionistas, que tiene que hacer una aportación del 10%, y no presenta una "diferencia significativa" en la recogida de medicación farmacéutica, puesto que el nivel de recogida en este grupo se sitúa en el "81,1%".
"La diferencia no es significativa, puesto que la diferencia es entre el 1 ó el 2 por ciento", ha destacado.
En ese sentido, el gerente del Sergas y el Grupo Popular han defendido que la retirada o no de fármacos puede deberse a diversos motivos y no solo a cuestiones económicas.
Así, ha sostenido que el hecho de que tras la entrada en vigor del Real Decreto Ley, este segundo grupo de pacientes haya tenido que realizar una aportación, con un límite máximo, "no parece tener un impacto significativo", puesto que según estas conclusiones no se puede apreciar un comportamiento especialmente distinto de aquel que tienen los usuarios exentos de la aportación".
Al respecto, Fernández-Campa ha señalado que un paciente puede no recoger la medicación porque "ya lo tiene en casa" o porque no lo toma "con la pauta indicada".
De entre todos los grupos analizados en el estudio, el responsable del Sergas ha avanzado que el grupo que obtiene el porcentaje más alto en retirada de medicamentos es el de "patologías crónicas", ya que éste se sitúa en un 95%.
Con todo ello, ha reconocido que dicho estudio "no marca con exactitud" la adherencia farmacológica ni los motivos, "pero deberá permitir un punto de partida a estudios posteriores", y que no tiene ningún "precedente" en otras comunidades autónomas.
Asimismo, también ha celebrado el constante aumento del uso de medicamentos genéricos, que se sitúa en un 43%, mientras que antes era apenas un 11% de la totalidad, lo que supone la "causa más importante" de la reducción de gasto sanitario, por lo que ha subrayado la "apuesta decidida" de la Xunta por este tipo de fármacos.
La oposición ha criticado la falta de datos de dicho estudio, ya que consideran que el gerente del Sergas no ha aportado datos y se limitó a decir cómo se hizo el estudio.
Por su parte, la diputada del BNG, Montse Prado, ha denunciado que la preocupación de la Xunta no sea poner soluciones y ayuda "a quienes no pueden comprar" los medicamentos, puesto que hay gallegos que están "escogiendo entre comer" o comprar la medicación necesaria.
Asimismo ha apuntado que la actitud de la Xunta de no relacionar la compra farmacéutica con la capacidad adquisitiva es un escándalo, "utilizan las estadísticas en la función de lo que les interesa", ha criticado.
Por su parte, la parlamentaria de AGE Eva Solla ha destacado también la "interdependencia" de la pobreza y las enfermedades crónicas, un dato avalado por la OMS, ha recordado, al tiempo que añadió que en Galicia existe un problema de "pobreza cronificado".
Además, ha criticado también la "visión sesgada" de este estudio, en el que no se incluyen los "miles de inmigrantes" que están en Galicia sin derecho a la sanidad pública, como tampoco "las personas sin techo" que la Xunta ha excluido "de los datos oficiales".
En ese sentido ha lamentado la "trivilización de la realidad" que hace el Ejecutivo gallego sobre la realidad que "vive nuestro país", en la que según los datos que facilitan "casi parece que le tenemos que dar las gracias por instalar el repago", ha enjuiciado Solla.
Por su parte la diputada del PSdeG, Carmen Acuña, ha defendido la misma línea de AGE y BNG, y ha subrayado el escaso valor de un informe, que a su juicio no traslada ningún tipo de datos, y que ni si quiera se les ha facilitado a los grupos parlamentarios.
La popular Marta Rodríguez-Vispo ha reconocido que la falta de adherencia farmacéutica es un "problema mundial alarmante", pero que dentro de esa problemática los criterios económicos "no son tan importantes como algunos quieren hacernos creer".
Una afirmación basada, ha insistido, en el estudio del Sergas que muestra una retirada similar entre los grupos que no tienen que realizar ningún tipo de pago por los medicamentos y los que sí que lo deben realizar.

Comentarios