• Viernes, 19 de Octubre de 2018

Sánchez e Iglesias cierran en dos meses un pacto que revierte las políticas del PP

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, cerraron en dos meses un acuerdo presupuestario que supondrá un mayor gasto público y más recaudación con el fin de revertir las políticas del Gobierno del PP.

Sánchez e Iglesias cierran en dos meses un pacto que revierte las políticas del PP

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, cerraron en dos meses un acuerdo presupuestario que supondrá un mayor gasto público y más recaudación con el fin de revertir las políticas del Gobierno del PP.
Gravar a las grandes rentas, hacer que la banca pague más para aumentar el gasto en dependencia, educación o sanidad pública fueron las claves de estas negociaciones.
La fiscalidad ha pilotado este pacto y el equipo de Montero junto con el secretario de Organización de Podemos, Pablo Echenique, y sus responsables económicos, con Nacho Álvarez a la cabeza, trabajaron codo con codo para subir impuestos a las clases altas, gravar a las grandes empresas, a la banca y a los grandes patrimonios así como para luchar contra el fraude.
Un triunfo que se arrogan unos y otros y que Podemos califica como histórico al afirmar: “Con la misma ilusión y esperanza que el primer día, pero con más experiencia, gritamos de nuevo: Sí se puede”; al tiempo que Sánchez ha tuiteado: “Situar a las personas en el centro de la política. Este es el objetivo compartido que materializamos”.
Las negociaciones que comenzaron en agosto se intensificaron ayer de forma trepidante con reuniones ministeriales por la mañana, durante el pleno del Congreso, y por la tarde.
Solo faltaba que lo ratificaran Sánchez e Iglesias en persona y cerraran algunos flecos en Moncloa, como así fue en una reunión que ambos celebraron a última hora de forma discreta.
No obstante, aunque el ambiente negociador siempre fue bueno y optimista, Podemos tensó la cuerda en el último momento al poner “líneas moradas” en determinados temas como la vivienda o la subida del Salario Mínimo Interprofesional.
De hecho, en estos puntos hubo cesiones, ni los 1.000 euros que pedía Podemos ni los 850 por los que abogaba el Ejecutivo, al final se quedó en los 900 euros.
También hubo cierta tensión en torno al nivel de renta que debía vincularse a una nueva subida del IRPF, que finalmente se ha fijado en los que ganan más de 130.000 euros anuales.
La formación morada logró que la banca pague más en el impuesto de sociedades, hasta un 18% en el tipo mínimo, a cambio de aparcar un impuesto para este sector y conseguir que el de transacciones financieras suba al 0,2% para la compraventa de acciones de empresas con una capitalización de más de 1.000 millones.
Desde el 15 de agosto los dirigentes de Podemos intercambiaron documentos y borradores con Hacienda para poder cerrar el acuerdo que será remitido a Bruselas como las líneas generales de unas cuentas que aún necesitan para ser aprobadas el apoyo de ERC, PNV y PDeCAT.
El Gobierno insiste en cumplir con su calendario de presentar el proyecto de Ley de Presupuestos a finales de noviembre, confeccionado con la senda de déficit del PP que da menos margen de gasto. l