sábado 15/8/20

La salida de Calviño del Parlamento hace tambalear la coalición Anova-EU

La número dos en la lista de AGE por Ourense, Carmen Iglesias, de EU, dejó ayer muy claro que no va a renunciar al acta de diputada que le corresponde si la dimisión de David Fernández Calviños, de Anova, sigue adelante, “no por una cuestión de fondo, sino de forma”, y aseguró que es “un fraude electoral”, que los escaños no se ocupen por orden de la candidatura que concurrió a las elecciones.

Los miembros de la lista de AGE por Ourense: Pérez, de Anova; Iglesias, de EU; Calviño, de Anova; y Sáez.
Los miembros de la lista de AGE por Ourense: Pérez, de Anova; Iglesias, de EU; Calviño, de Anova; y Sáez.

La número dos en la lista de AGE por Ourense, Carmen Iglesias, de EU, dejó ayer muy claro que no va a renunciar al acta de diputada que le corresponde si la dimisión de David Fernández Calviños, de Anova, sigue adelante, “no por una cuestión de fondo, sino de forma”, y aseguró que es “un fraude electoral”, que los escaños no se ocupen por orden de la candidatura que concurrió a las elecciones.
El diputado David Fernández Calviño, que pertenece a Anova, anunció días atrás que dejará el Parlamento para retomar su carrera en el campo de la investigación, por lo que la siguiente en la lista de AGE para acceder a la Cámara es Iglesias, si bien al pertenecer a EU, debería renunciar para que se mantenga el equilibro en AGE.
“Es una decisión firme. No hay marcha atrás”, advirtió Iglesias quien garantizó que tiene intención de tomar posesión de su acta.
Iglesias aseguró que una persona le comunicó “que hay un pacto por el que la lista correría de partido a partido y no por orden de lista”.
“Me sorprendo, digo que tengo que pensarlo, pero cuál sería mi sorpresa cuando al día siguiente leo en los medios que cedo mi escaño y que la lista correría al número tres”.
“Los electores –agregó– no votaron a un partido o a una persona, votaron a un proyecto común”, esgrimió esta militante, quien manifestó que no cree “que deba renunciar” a ese puesto.
La coalición de AGE, encabezada por Xosé Manuel Beiras, que consiguió 200.000 votos en las elecciones gallegas, obtuvo nueve escaños en el Parlamento gallego, situándose como tercera fuerza más votada.

Configuración del Pacto
Para la confección de las listas, Anova y Esquerda Unida se plantearon garantizar el equilibrio de fuerzas en las elecciones autonómicas del 2012.
A través de un acuerdo no escrito, ambas formaciones se comprometieron a que las posibles bajas que se produzcan sean cubiertas por candidatos de la misma organización, para salvaguardar el equilibrio de fuerzas.
Si finalmente accediese Iglesias Sueiro al escaño, la formación nacionalista se quedaría con tres escaños, lo que le haría perder representación.
La dirigente defendió que desconocía la existencia de este pacto y subrayó que el acta “le corresponde por ley”. Consideró, por ello, que dicho pacto no es más que “un argumento que utiliza Anova con un interés partidista”, reflexionó.

No dejar el acta
La negativa de Iglesias a dejar que corra la lista ha provocado que el grupo parlamentario y, en concreto, EU, le pidiera a Calviño que “no deje el acta” a la espera de adoptar una decisión.
Iglesias, quien no se plantea dar marcha atrás, manifestó sentirse respaldada “por el electorado, por su familia y por compañeros” y se mostró dispuesta “a asumir un expediente disciplinario”, si se da el caso.
Fuentes de Esquerda Unida de Ourense aclararon que están intentando “convencer políticamente” a Carmen Iglesias de que renuncie a su escaño, que pasaría, en ese caso, a ocuparlo Yolanda Pérez, número tres y portavoz de Anova.
Aunque la ley electoral “ampara” que los diputados sean dueños de su escaño, señalaron que tienen intención de “respetar la coalición de fuerzas”, “lo contrario supondría generar un daño a la coalición”, aunque por el momento descartaron que se fueran a tomar medidas administrativas.
El diputado de AGE, Fernández Calviño, manifestó, a su vez, que atenderá a lo que decida el partido y que en caso de que se le pida buscaría fórmulas “para compatibilizar” el trabajo con el escaño, algo difícil, añadió, aunque señaló que no va a dejar el trabajo en Dinamarca. n

Comentarios