miércoles 28/10/20

Rueda anuncia catorce medidas del pacto contra la violencia machista

La oposición reclama un mayor compromiso del Gobierno gallego con la erradicación de las agresiones

El vicepresidente de la Xunta y conselleiro de Presidencia, Administracións Públicas e Xustiza , Alfonso Rueda | xoán rey (efe)

El vicepresidente de la Xunta, Alfonso Rueda, anunció ayer catorce nuevas medidas que el Gobierno gallego prevé aplicar para desarrollar el Pacto de Estado contra la violencia de género. Rueda efectuó este anuncio durante su comparecencia de esta mañana ante el pleno del Parlamento para informar de las medidas previstas por la Xunta en este sentido e indicó que este nuevo paquete de actuaciones complementa a las que se prevén poner en marcha antes de que finalice el año.

Entre ellas, están la colaboración con el Colegio de Psicología de Galicia para habilitar un turno de guardia de atención especializada a las víctimas de violencia, la elaboración de un plan estratégico de atención integral a menores y huérfanos, la implantación de un plan de incentivos a empresas y ayuntamientos para la contratación de víctimas y el fomento de su inserción laboral o la redacción de un plan de acompañamiento y asesoramiento para “evitar la segunda victimización” de las denunciantes.

El paquete de medidas anunciado por el vicepresidente de la Xunta se divide en tres bloques, cuyos objetivos van desde lograr a una mejor atención a las víctimas a prevenir la violencia machista en todas sus formas a junto con ampliar el conocimiento de ella. “Saber qué pasa para evitar que pase”, resumió Rueda en relación a este último bloque, que dispone actuaciones tales como una nueva macroencuesta sobre la percepción de la violencia machista que suceda a la realizada en 2012 o la elaboración de un estudio “en paralelo” sobre la incidencia de este problema en el ámbito rural.

Asimismo, en lo referente a la atención de las víctimas, apostó por “seguir mejorando las medidas para facilitarle una salida” a esta “pesadilla” con el refuerzo de las opciones habitacionales a través de la red gallega de acogida o mediante la ampliación de la cobertura de los programas de atención terapéutica a aquellas personas que hayan sufrido violencia sexual.

En lo relativo al bloque de prevención, Rueda insistió en la importancia de incidir en la formación tanto de jóvenes como de adultos y apeló a la responsabilidad de los centros educativos, las universidades y los medios de comunicación en este ámbito.
De igual forma, Rueda se comprometió a “trabajar muy estrechamente con los ayuntamientos en materia de prevención”, aumentando las ayudas, y ampliar la colaboración con las entidades de la sociedad civil.

En definitiva, el vicepresidente autonómico sostuvo que las catorce medidas previstas por la Xunta “engloban muchas de las contenidas” en un Pacto de Estado cuyas principales prerrogativas ya estaban implantadas en Galicia, puesto que –dijo– el 56 % de su contenido ya era de aplicación en esta autonomía. “Esto no quiere decir que no haya margen de mejora”, matizó Rueda, que valoró este acuerdo como una propuesta “abierta en la que todos nos podemos sentir incluidos” y solicitó el “consenso” del resto de fuerzas para llevarlo a cabo.

Críticas
Los grupos de la oposición, sin embargo, no mostraron una visión tan optimista de la situación como la del vicepresidente y reclamaron un mayor compromiso de la Xunta en las labores contra la violencia machista.

Paula Quinteiro, de En Marea, denunció que el Ejecutivo autonómico elude sus responsabilidades a la hora de dotar de recursos a los Centros de Información a las Mujeres, que “no tienen el personal suficiente”. Por su parte, María Pierres, del PSdeG, le reprochó a Rueda que los fondos para este fin aumenten “incluso por debajo del incremento generalizado de los presupuestos para este año” y únicamente gracias a las transferencias estatales.

Del mismo modo, Noa Presas, del BNG, lamentó “la ausencia que tuvo este tema en los dos debates más recientes” del Legislativo gallego, el de presupuestos y el de política general, lo que denota una falta de interés de la Xunta sobre él.

Comentarios