lunes 26/10/20

La reconstrucción del accidente de tren de O Porriño apunta a una distracción del conductor

Peritos judiciales y personal de la Comisión de Investigación de Accidentes Ferroviarios (CIAF) participaron a primera hora de ayer en la reconstrucción del accidente del Tren Celta en O Porriño, que el 9 de septiembre causó cuatro muertos y medio centenar de heridos.

Miembros de los servicios de Emergencias trabajan ante el tren destrozado	aec
Miembros de los servicios de Emergencias trabajan ante el tren destrozado aec

Peritos judiciales y personal de la Comisión de Investigación de Accidentes Ferroviarios (CIAF) participaron a primera hora de ayer en la reconstrucción del accidente del Tren Celta en O Porriño, que el 9 de septiembre causó cuatro muertos y medio centenar de heridos.

Justo cuando se cumplen seis meses del descarrilamiento, cuatro integrantes de la comisión judicial reconstruyeron el recorrido del tren exactamente “con las mismas condiciones de vía” y la “misma secuencia de señales” para ver “cómo respondía el tren y el maquinista” a balizas y señales y para “registrarlo todo” en vídeo.

idea principal
Tras realizar la reconstrucción, el perito judicial Juan Carlos Carballeira indicó que la “idea principal” que manejan por el momento es que “lo que hubo fue una distracción del maquinista” que provocó el exceso de velocidad. El tren descarriló tras entrar a unos 118 kilómetros por hora en una zona limitada a 30.

“No hay nada hasta ahora que desmienta esto”, explicó Carballeira, que ha admitido que el maquinista –fallecido– “sabía lo que tenía que hacer, que tenía que reducir la velocidad”, pero “no coincide lo que hizo con lo que entendió”.
Aunque la comisión está “estudiando otras posibilidades” que no quiso desvelar, Carballeira apostó por una “distracción” para explicar por qué el maquinista “cumplimentó las señales” –confirmó haber recibido los avisos– pero “no frenó”, tal y como recordó un miembro de la CIAF que también participó ayer en la prueba.

nada extraño
Tras esta reconstrucción, en la que “no ha surgido nada” que les haya “llamado la atención”, los integrantes de la comisión se desplazaron hasta los depósitos de Adif en Redondela para analizar el segundo y el tercer vagón del tren siniestrado, dado que la locomotora quedó “tan dañada” que no sirve para hacer ninguna comprobación.

Allí, los peritos realizarán “mediciones” y “comprobaciones” de los frenos y la suspensión. Sobre esta cuestión, el representante de la CIAF indicó que “difícilmente” pudieron haber influido estos dos sistemas, aunque “hay que comprobarlo todo”.

Sobre la tardanza en la realización de estas pruebas, cuando se cumplen seis meses de que se produjo el descarrilamiento, la atribuyeron a la necesidad de coordinarse con las autoridades portuguesas y a la dificultad de localizar a todas las personas que iban en el tren para “hablar con ellos”. La comisión cuenta con tener este mes “algo más definitivo” sobre el siniestro.

Comentarios