martes 1/12/20

El PP suspende “temporalmente” su pacto con Jácome en Ourense

Los populares argumentan que no quieren “ser cómplices” de sus supuestas irregularidades
El alcalde de Ourense, Gonzalo Pérez Jácome (d), ayer a su salida del Ayuntamiento de Ourense | EFE
El alcalde de Ourense, Gonzalo Pérez Jácome (d), ayer a su salida del Ayuntamiento de Ourense | EFE

El Partido Popular suspendió “temporalmente” la coalición que mantenía con Democracia Ourensana (DO) en el Ayuntamiento de Ourense para instar al regidor, Gonzalo Pérez Jácome, a que “reaccione inmediatamente y ofrezca las explicaciones necesarias ante unas acusaciones” que considera “muy graves” y de las que no quiere ser “cómplice”, en relación a las supuestas irregularidades en la gestión económica de DO.

Así lo anunció el portavoz del PP y exalcalde Jesús Vázquez en una rueda de prensa urgente, arropado por todos los ediles populares de la corporación municipal, quienes además renunciaron a todas sus competencias por nula “confianza” al no entender “la pasividad del alcalde ante unas informaciones que ponen en duda su honestidad y su honorabilidad”, añadió Vázquez.

Antes era Jácome quien le retiraba las carteras a dos de sus ediles: a Miguel Caride, la de Infraestructuras, Movilidad y Transporte; y a Manuel Álvarez, la de Servicios Generales, Transparencia y Sistemas de Información.

Horas más tarde, se conocía que las otras dos edilas contrarias al regidor abandonaban ellas mismas sus competencias. En concreto, María del Mar Fernández Dibuja, responsable de Comercio y Seguridad Ciudadana; y María Teresa Rodríguez, que ostentaba Educación.
“Esperemos que esto sirva para que el alcalde reaccione con rapidez y ofrezca las explicaciones necesarias”, destacó Vázquez en referencia a la denuncia presentada ante Fiscalía por cinco de los siete ediles de DO contra Jácome por presuntas irregularidades en el tratamiento de los presupuestos públicos del partido.

Futuro
Con todo, los populares confían en que “la situación” se pueda “reconducir en un futuro”, aunque lo cierto es que por el momento no se dan las circunstancias para que se logre llegar al menos a una vía de escape sin pasar por la dimisión de Jácome, que ya negó que se vaya a producir.

El próximo viernes, en pleno extraordinario, el BNG, como forma de presión, presentará una moción no vinculante para reclamar precisamente la dimisión de Jácome como regidor, y es una incógnita lo que votará el Partido Popular, que ayer destacó que “moralmente” no puede “estar acompañando” una coyuntura así ni ser “cómplice”. Así, se esperan al menos los votos a favor de PSOE, BNG, Ciudadanos y de los cuatro ediles críticos –el quinto, Mario González, dimitió la pasada semana, lo que dio entrada en el hemiciclo a Telmo Ucha, afín a Jácome–, con lo que si los populares deciden sumarse, el regidor estaría acorralado, se quedaría únicamente con el apoyo de Armando Ojea, recién nombrado teniente de alcalde –tras la renuncia temporal anunciada en bloque por el PP, y por ende, de Jorge Pumar, que ostentaba este puesto– y designado portavoz municipal –en sustitución del díscolo Miguel Caride– y del citado Telmo Ucha.

Por el momento, no se ha cotejado la opción de una moción de censura. En este caso, los concejales disconformes de DO no podrían votar a favor para alcanzar la mayoría por formar parte de la lista a la que pertenece el alcalde –ni siquiera acoplándose como no adscritos–, situada en 14.

Comentarios