domingo 24/1/21

Política Social crea un bono para ayudar a sufragar plazas en residencias privadas a los mayores

La Xunta, a través de su nuevo Plan de Apoio á Dependencia, puso en marcha el Bono Autonomía en Residencia, una ayuda para sufragar una plaza residencial privada a aquellas personas que así lo solicitasen.

Rey Varela interviene desde la tribuna del Parlamento durante un pleno | aec
Rey Varela interviene desde la tribuna del Parlamento durante un pleno | aec

La Xunta, a través de su nuevo Plan de Apoio á Dependencia, puso en marcha el Bono Autonomía en Residencia, una ayuda para sufragar una plaza residencial privada a aquellas personas que así lo solicitasen y estén en lista de espera. Además, también reforzará el número de horas del Servizo de Axuda no Fogar (SAF).
Las medidas fueron anunciadas ayer por el conselleiro de Política Social, José Manuel Rey Varela, que explicó que este bono consiste en una ayuda directa para aquellas personas que tengan reconocido un grado de dependencia y estén a la espera de acceder a una plaza en una residencia pública.
Según explicó la Xunta, este podrá beneficiar a casi 1.000 personas, que recibirán 490 euros al mes de media para ayudar a pagar una residencia privada a los mayores que quieran trasladarse a ella y, de esta forma, reducir la lista de espera para los centros públicos.
Este subsidio se distribuirá en función de la capacidad económica, el patrimonio y el grado de dependencia de cada persona y, según manifestó el conselleiro de Política Social, cubrirá “un porcentaje elevado” del coste de la plaza.
El importe máximo que puede alcanzar la paga es de 715 euros al mes y todos los mayores que estén en lista de espera recibirán un escrito con el que se les comunicará la nueva oferta de la que disponen, en función de los requisitos que cumplan.

Servicio a domicilio
Además, también se reforzó el Servizo de Axuda no Fogar (SAF) para atender a aquellas personas que necesiten cuidados y que decidan recibirlos en su hogar, una medida que sumará 1,5 millones de horas en 2018 al servicio ya existente para nuevos usuarios.
Los mayores que lo necesiten podrán disponer de la atención de cuidados en sus viviendas a partir del 1 de septiembre, cuando se comenzará a incorporar de forma progresiva en los ayuntamientos gallegos.
De esta manera, “ocho de cada diez gallegos en situación de dependencia” tendrán las necesidades de asistencia cubiertas, lo que sitúa a la Comunidad “cinco puntos por encima de la media” del resto del Estado en este ámbito, según ha apuntado el conselleiro de políticas sociales.
La nueva oferta de atención a la dependencia prevé beneficiar a un total de 4.000 nuevos usuarios que precisan cubrir sus necesidades de prevención y cuidado a través de recursos públicos, una cifra que se suma a los 57.000 mayores que ya reciben esta atención en Galicia. Por ello, la Xunta prevé superar las 60.000 personas con atención antes de que termine el año.
Precisamente, en la rueda de prensa, el conselleiro señaló que la demanda de plazas en residencias públicas supera la oferta existente, por lo que la lista de aguarda actual se cifra en unas 1.600 personas. Asimismo, destacó que otras 10.000 esperan para recibir una prestación, si bien este número se redujo en un 50% desde 2015, momento en el que se situaba en las 20.000.
En la misma jornada en la que la Xunta presentaba su nuevo plan de atención a la dependencia, respecto a las residencias de mayores en Galicia, el PSOE de Cervo denunció que el gobierno de Alberto Núñez Feijóo “apuesta por la privatización de los servicios”, lo que lleva a la autonomía a ser la que tiene el mayor porcentaje de plazas en residencias.

Comentarios