miércoles 21/10/20

El Parlamento aprueba los presupuestos tras rechazar el PP 1.200 enmiendas

El Parlamento gallego aprobó ayer los presupuestos para el próximo año, que se elevan a 9.487 millones de euros de gasto no financiero, un 2,9 ciento más que en 2017.

El grupo popular aplaude a Valeriano Martínez tras la aprobación de los presupuestos | lavandeira jr. (efe)
El grupo popular aplaude a Valeriano Martínez tras la aprobación de los presupuestos | lavandeira jr. (efe)

El Parlamento gallego aprobó ayer los presupuestos para el próximo año, que se elevan a 9.487 millones de euros de gasto no financiero, un 2,9 ciento más que en 2017.
El dictamen final salió adelante con los votos del PP, que rechazó 1.276 enmiendas de los grupos de la oposición, cuyos partidos –En Marea, el PSdeG y el BNG– votaron de forma unánime en contra de la propuesta.
Las cuentas públicas de Galicia para el próximo año prevén un crecimiento del PIB del 2,5 % y una tasa de paro del 14,2 por ciento, lo que supone una bajada de 1,5 puntos frente a la estimación para este año, que era del 15,7%.
Durante el debate, el portavoz del PPdeG en el Parlamento, Pedro Puy, desdeñó las propuestas de la oposición e indicó que aceptarlas supondrían un “cambio sustancial” y esa es “exactamente la clase de improvisación que no queremos hacer”, concluyó.
Recordó, en cualquier caso, que sí hubo algún acuerdo (con el PSdeG) durante el trámite en comisión para ampliar las partidas destinadas a las becas de estudios o atender a los dañados por los incendios forestales.
Los grupos de la oposición justificaron su rechazo a las cuentas públicas porque, según coincidieron, no son las apropiadas ni las que necesita Galicia para el próximo año y porque insisten en políticas que no permitirán “recomponer” el contrato social dañado después de años de recesión económica.

Reproches
“Pero en En Marea no nos resignamos”, advirtió el portavoz rupturista, Luís Villares, por lo que defendió propuestas “en defensa de la justicia social y las expectativas de futuro”, un modelo alternativo en carácter social y en el económico. Consciente de que sus reclamaciones no iban a ser refrendadas por el grupo mayoritario, el portavoz de En Marea advirtió de que los presupuestos para el próximo año no valdrán “para garantizar que la gente tenga una vida mejor” porque a ustedes –dijo en referencia a los diputados del PPdeG– y al presidente “no les duele Galicia”.
Por su parte, el portavoz parlamentario del PSdeG, Xoaquín Fernández Leiceaga, lamentó el rechazo del Partido Popular a la inmensa mayoría de sus propuestas, todas en la jornada de ayer, y aseguró que la planificación económica del próximo año, deja carencias en unos servicios públicos “deteriorados”.
Así, aseguró que los presupuestos aprobados ni ordenan ni impulsan económicamente Galicia, ya que “no es posible tener una política pública de calidad con condiciones laborales de tercera”, refirió, en relación al estado de servicios como la educación o la sanidad, con cuadros de personal reducidos y emolumentos bajos. El diputado socialista advirtió de que de mantenerse las políticas de la Xunta habrá consecuencias “peores” en el futuro, ya que la mayoría de incrementos en materia de gasto público son “insuficientes y tardíos”.
También la portavoz nacional del BNG, Ana Pontón, criticó las cuentas y dijo que el presidente de la Xunta actúa “cegado por la egolatría, convencido de que está en posesión de la verdad absoluta”, lo que le impide “levantar la vista de su nariz y mirar de frente a los problemas de los gallegos”.

Estrategia
Según la diputada nacionalista las cuentas muestran que “Galicia no importa, que no hay estrategia para sacar del pozo a los ciudadanos y que el PP acata disciplinadamente lo que dice Rajoy”.
Por su parte, Puy (PPdeG) defendió que las cuentas responden a las “prioridades de Galicia”. “Comprendo que ustedes están en la obligación democrática de hacer críticas y de dar alternativas, aunque no siempre muy coherentes”, aseguró Puy, que indicó que no por rechazar prácticamente la totalidad de enmiendas de la oposición se puede calificar de “soberbio” al presidente gallego o al grupo que lo apoya, ya que, en su opinión, de hecho, es “habitual” y “frecuente” que esto suceda.

Comentarios