• Sábado, 18 de Agosto de 2018

Cuatro nuevos terremotos sacuden Ponte Caldelas aunque los sismólogos no ven motivo de alarma

La serie sísmica en la provincia de Pontevedra continúa y en las últimas horas se han registrado cuatro nuevos pequeños terremotos en la zona de Ponte Caldelas, el mayor de ellos con una magnitud de 3,2 grados

Cuatro nuevos terremotos sacuden Ponte Caldelas aunque los sismólogos no ven motivo de alarma

La serie sísmica en la provincia de Pontevedra continúa y en las últimas horas se han registrado cuatro nuevos pequeños terremotos en la zona de Ponte Caldelas, el mayor de ellos con una magnitud de 3,2 grados en la escala de Ritchter, según los datos aportados por el Instituto Geográfico Nacional (IGN).
Según la central de emergencias del 112, este temblor con epicentro en Ponte Caldelas fue percibido por la población, pero no causó daños materiales ni personales. Estos nuevos cuatro temblores se produjeron después de la secuencia de hasta 32 sacudidas registradas entre la tarde del martes y la madrugada del miércoles.
Tras registrarse el temblor de mayor magnitud, el Centro Integrado de Atención ás Emerxencias 112 Galicia recibió un par de llamadas de vecinos de la villa pontevedresa y de la parroquia de Salcedo, que aseguraron sentir como se movía el suelo, pero sin haber constancia de daños.
El movimiento sísmico de magnitud 3,2 tuvo su epicentro en Ponte Caldelas, a una profundidad de 17 kilómetros, y se registró a las 05.13 horas de la madrugada, según los datos del Instituto Geográfico Nacional. Uno de sus sismólogos, Luis Cabañas, explicó a Europa Press que no hay motivo de alarma para la población, ya que no existe una falla activa conocida en la zona que pueda dar lugar a un gran terremoto.

Sismicidad habitual
Los sismólogos consideran que la magnitud de un terremoto empieza a ser preocupante a partir de los 5 grados en la escala de Ritchter, porque es moderado, pero capaz de producir daños estructurales si se produce cerca de una población. Como referencia, el terremoto registrado en la localidad murciana de Lorca en el año 2011 tuvo una magnitud de 5,1 y dejó nueve víctimas mortales.
En el caso de los 36 temblores registrados en las últimas horas en la provincia de Pontevedra, el de mayor magnitud fue el de la pasada madrugada de 3,2, lo cual para los sismólogos “entra dentro de lo normal” de los movimientos sismícos que siempre ha habido en esa zona, aunque no existe constancia de “una serie tan continuada”.
Cuando se da esta circunstancia, de una secuencia de pequeños terremotos sin que haya un gran temblor principal, los sismólogos hablan de “enjambre sísmico” y lo atribuyen a la existencia de “pequeñas fallas que liberan la tensión acumulada produciendo pequeñas sacudidas”, pero insisten que en la geología, a día de hoy, no tiene conocimiento de una gran falla. Eso sí, puntualizan que “podría haberla y no ser conocida”. En cualquier caso, Luis Cabañas apunta que esta serie “es muy corta de momento” y aunque su duración es “impredecible”, no cree “que pueda haber algo mucho más allá” y que “lo normal es que no dure mucho”. l