lunes 26/10/20

El Nobel Satyarthi pide a las empresas cerciorarse de que no emplean mano de obra infantil

El Nobel de la Paz 2014 Kailash Satyarthi hizo ayer, desde Santiago, un llamamiento a las grandes compañías multinacionales para que traten de monitorizar sus procesos de fabricación y cerciorarse de esa manera de que en algunos países no se les facilita mano de obra infantil.
 

El Nobel de la Paz 2014 Kailash Satyarthi saluda a los jóvenes en el instituto Rosalía de Castro	xoán rey

El Nobel de la Paz 2014 Kailash Satyarthi hizo ayer, desde Santiago, un llamamiento a las grandes compañías multinacionales para que traten de monitorizar sus procesos de fabricación y cerciorarse de esa manera de que en algunos países no se les facilita mano de obra infantil.
En un encuentro con alumnos en el instituto Rosalía de Castro, Satyarthi consideró que “el mundo está cambiando” en ese sentido, desde el momento, dijo dirigiéndose a los jóvenes, “en que vosotros estáis muchísimo más concienciados por el origen de vuestra ropa, os preguntáis quién la produce y de dónde viene”.
Acompañado por el vicepresidente de Abanca, Juan Carlos Escotet, entidad financiera que promueve la visita a Galicia del Nobel de la Paz 2014, Satyarthi afirmó que es necesario alimentar la concienciación en este sentido y lanzar un mensaje a las compañías de que “no pueden crecer a costa del trabajo infantil”.
“Asegurarse que los niños no están trabajando en esas factorías que producen para ellos, es su responsabilidad. Esta es una responsabilidad moral que trata de involucrar a las multinacionales”, apostilló el Nobel, interrumpido en numerosas ocasiones por los aplausos.
“Aquellas que son capaces de cooperar moralmente son mejores que las que no lo hacen, pero además tienen mayores beneficios, porque no es cierto que el trabajo infantil beneficia a las multinacionales, a quien beneficia es a los intermediarios y proveedores locales de esa mano de obra infantil”, indicó.
Kailash Satyarthi, firme defensor de los derechos de la infancia, se ha reunido esta mañana en la capital de Galicia con cientos de niños y jóvenes a los que ha contado cuál es su experiencia en la lucha por la defensa de los derechos de los menores.
“En cada ocasión que consigo liberar a un niño o a una niña es como si me hubiese rescatado a mí mismo, es como una liberación personal, me estoy liberando a mí mismo”, remarcó.
Para Satyarthi, la libertad “no es algo que se ofrezca de manera gratuita, no se sirve en bandeja, siempre tiene un coste”, dijo, e incidió en que su único objetivo “es volver a ver la sonrisa en los rostros de esos niños y niñas liberados. Es recoger el fruto de un trabajo en el que colaboran otras muchas personas”.
El Nobel originario de India aconsejó a los jóvenes que le acompañaron ayer en el instituto Rosalía de Castro a “soñar, a soñar a lo grande y sin límites”.
Puso de manifiesto Satyarthi el enorme poder que atesoran los niños, a los que aconsejó no rendirse nunca pese a las equivocaciones que tengan que afrontar.

Comentarios