Jueves 23.05.2019

Navantia se dirige al negocio energético para compensar la caída en defensa

El astillero público Navantia busca oportunidades de negocio en el sector energético, especialmente en aquellas tecnologías que se explotan en alta mar, a fin de compensar la caída de los pedidos de la Armada española.

 
Imágen de un buque que la factoría entregó a la marina noruega el pasado año
Imágen de un buque que la factoría entregó a la marina noruega el pasado año

El astillero público Navantia busca oportunidades de negocio en el sector energético, especialmente en aquellas tecnologías que se explotan en alta mar, a fin de compensar la caída de los pedidos de la Armada española.

En declaraciones, el consejero delegado de la compañía, Jaime de Rábago, ha señalado que Navantia trabaja para lograr un "mix" sostenible a medio y largo plazo en el que el ámbito energético constituye una de las principales oportunidades de negocio.

El contrato con la mexicana Pemex para la construcción de un buque hotel en Ferrol "abre la vía de la diversificación" y representa "una vuelta a lo que se pudo hacer hace unos años en la compañía y que de alguna forma se perdió", ha indicado.

Entre las posibilidades de negocio en el sector energético, De Rábago ha destacado los yacimientos de petróleo y gas en alta mar, así como los buques de apoyo a este tipo de instalaciones o las estructuras para las plataformas eólicas marinas (offshore).

El grupo ha creado una nueva dirección de diversificación para explorar diversos ámbitos de negocio en el ámbito marino, entre los que figura la tecnología mareomotriz.

Por su parte, el presidente de Navantia, José Manuel Revuelta, ha comentado que, teniendo en cuenta el panorama de los contratos militares en España y las dificultades financieras y presupuestarias, es necesario incrementar la presencia internacional y diversificar los productos.

En este sentido, ha reconocido que había que potenciar la construcción asociada a la energía eólica offshore y la civil a pesar de que las limitaciones impuestas por la Unión Europea para la construcción civil en los astilleros de Navantia hasta 2015.

Asimismo, Revuelta ha destacado las oportunidades que ofrece el mercado militar, en especial a medio y largo plazo cuando se vean los efectos de la fusión entre EADS y BAE.

Así, ha recordado que la inversión en defensa militar tiene un impacto económico significativo y es un mercado en el que Navantia tiene que ser oferente "dentro de los principios de la ética y de la moral", ha agregado.

"Nuestra obligación es conseguir el mayor número posible de contratos para poner mantener e incrementar los puestos de trabajo en nuestros centros de producción", ha apostillado el presidente de Navantia, El consejero delegado del grupo ha insistido en que "Navantia tiene un futuro grande por delante, es una empresa puntera en tecnología".

Por ello, ha añadido que "cuanto más difícil es un proyecto más competitivos somos". Una ventaja que sitúa a la compañía "a la altura de los grandes astilleros europeos en un mercado muy diferente al de los asiáticos".

En este contexto, De Rábago ha asegurado que el futuro de la compañía pasa fundamentalmente por tres líneas de actuación: la internacionalización, la diversificación y el incremento de los contratos de defensa, para lo que Navantia está trabajando más de 50 acciones comerciales en 27 países.

Comentarios