miércoles 28/10/20

Muxía confía en recuperarse para la próxima romería

Aunque es difícil establecer plazos la administración gallega anuncia una reconstrucción para lo antes posible

Tras el duro golpe que ha supuesto para Muxía la destrucción del interior del templo da Barca en un incendio provocado por un rayo en la mañana de Navidad, el pueblo espera ahora la reconstrucción que se llevará a cabo. Una rehabilitación que la Xunta se ha comprometido a realizar cuanto antes declarando para ello la emergencia del proyecto. El alcalde, Félix Porto, señala que es difícil fijar plazos, pero confía en que la iglesia esté abierta para la romería de 2014, que se celebra en el mes de septiembre, no antes del día 9 ni después del 15, como marca la tradición.
Este sentir es compartido por todo el pueblo, que ansía recuperar el santuario, aunque ya nada será como antes debido a las irreparables pérdidas sufridas por el fuego. Lo que se mantiene es la devoción por la virgen, cuya imagen está intacta ya que se guardaba en otro lugar. Si A Barca abre para la próxima romería se prevé que sea la más multitudinaria de todos los tiempos.

romería y literatura
Una romería cuya referencia se remonta a los siglos XVI y XVII y de la que da cuenta el alemán Erich Lassota Carré Aldao en su libro “Geografía del reino de Galicia”. “La ermita es visitada por infinito número de romeros que no creen completa su peregrinación si no bailan sobre la piedra vacilante”.
Un ejemplo de la gran popularidad de este evento, al que cada año acuden decenas de miles de personas, se encuentra en los textos de autores como el baiés Labarta Pose en su cuento “Na romería da Barca, como se sacan os demos do corpo”.
El poeta Gonzalo López Abente, recoge en su obra la devoción mariana de su villa natal. “Cantan os anxos arredor da Santa/que no seu camarín os abenzoa/ e espertándose o eco tamén canta/ e polas amplas bóvedas revoa./ O retabro de pé no Santuario/deixa o castaño, e de remate vai/ orquestando os misterios do Rosario/o grorioso escultor Miguel Romay”. Este es parte del poema que dedica al escultor santiagués autor del quemado retablo mayor.
“Nosa Señora da Barca ten o tellado de pedra; ben o pudera ter de ouro, miña Virxe, si quixera”. Así dedicaba unos versos a la santa Rosalía de Castro.
Otros autores, como los andaluces José Mas y Federico García Lorca se encargaron de recoger en sus escritos la devoción a la virgen muxiana.  Así, Lorca escribió: “Pol-a testa de Galicia/xa ven salaiando a i-alba./ A Virxen mira pra o mar/dend’a porta da súa casa./ ¡Ay ruada, ruada, ruada/ da Virxen pequena/ e a súa barca!”. José Mas, en su novela “A Costa da Morte”, describe los puestos de venta que se instalaban a lo largo de la calle Real y del camino que conduce al santuario.
Una de las fechas más señaladas fue 1947, cuando se llevó a cabo la coronación canónica de la virgen, impulsada por el padre mercedario Pedro Nolasto y el párroco Manuel Eirín. Fue la primera vez que actuó una orquesta en Muxía. El pueblo mira ahora hacia el futuro.

Comentarios