miércoles 21/10/20

La catástrofe ferroviaria de Santiago deja 80 muertos y 35 heridos críticos

La catástrofe ferroviaria ocurrida anoche al descarrilar un tren Alvia a la entrada de Santiago de Compostela ha dejado hasta el momento 80 fallecidos, de los que 53 han sido ya identificados, mientras que 94 heridos continúan hospitalizados, 35 de ellos en estado crítico.

gra392. santiago de compostela, 24/07/2013.- los servicios de emergencia sanitaria llegan al lugar del accidente donde el tren alvia que cubría la ruta entre madrid y ferrol ha descarrilado esta noche, cuando ya estaba muy cerca de santiago de compostela. hasta el lugar se han desplazado también efectivos de la policía nacional, así como un equipo de bomberos, y en breve está previsto que llegue una representación de la xunta. la cifra de muertos en el descarrilamiento ronda la treintena, según han informado a efe fuentes de la investigación efe/sxenick
los servicios de emergencia sanitaria llegan al lugar del accidente donde el tren alvia que cubría la ruta entre madrid y ferrol ha descarrilado esta noche

La catástrofe ferroviaria ocurrida anoche al descarrilar un tren Alvia a la entrada de Santiago de Compostela ha dejado hasta el momento 80 fallecidos, de los que 53 han sido ya identificados, mientras que 94 heridos continúan hospitalizados, 35 de ellos en estado crítico.
Del total de víctimas mortales, 73 perdieron la vida en el lugar del accidente y el resto ha muerto en centros hospitalarios, según los datos facilitados por la Xunta de Galicia, que ha informado de que todos los heridos han sido ya identificados, incluidos cuatro niños en estado muy grave.
Durante esta jornada con innumerables muestras de solidaridad y dolor en todo el país y en el extranjero, se han ido conociendo las historias personales de algunas de las víctimas y de sus familiares como el caso de la joven orensana Celtia Cabido, de 22 años, fallecida cuando iba a visitar a unos amigos de Erasmus.
Otra de las víctimas mortales es la guardia civil Elena Ausina, que viajaba para celebrar hoy la festividad de Santiago, y el periodista Enrique Beotas.
La localidad madrileña de Colmenar Viejo llora la desaparición de su párroco, José María Romeral, que iba a la capital gallega para reunirse con otro sacerdote amigo suyo.
También entre los fallecidos se encuentran un joven extremeño y su novia gallega, ambos de 21 años y estudiantes de tercer curso de Medicina de la Universidad de Lleida, así como la alta funcionaria de la República Dominicana, Rosalina Ynoa, que quería dar una sorpresa a su hermana visitándola en Santiago.
Varios ciudadanos de los Estados Unidos y del Reino Unido han resultado heridos, según las embajadas de ambos países.
El delegado del Gobierno en Galicia, Samuel Juárez, ha reconocido que algunos familiares se habían molestado porque hasta media mañana no se habían dado datos de los fallecidos pero ha argumentado que son muchos y que la identificación "conlleva un protocolo y tiene sus exigencias".
"Los familiares no pueden vivir en una situación de incertidumbre", ha dicho el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, durante su visita al lugar del siniestro aunque ha precisado que la identificación "desgraciadamente no es fácil".
En estas tareas participan cincuenta miembros de la policía científica trasladados anoche desde Madrid.
El vicepresidente de la Xunta, Alfonso Rueda, ha asegurado que ya se han practicado sesenta autopsias, con 53 identificaciones, y se espera en poco tiempo poder finalizar el resto, "si no a todos, a la inmensa mayoría".
Diez grupos forenses divididos en los hospitales Clínico y Provincial de Santiago de Compostela trabajan a marchas forzadas para completar hoy las autopsias de las víctimas.
Además, la Dirección General de la Policía ha informado de que agentes han pedido muestras de ADN a los familiares de las víctimas que no se hayan trasladado hasta Santiago y que se encuentren preferentemente en Madrid, desde donde partió el tren siniestrado para lo que ha habilitado el número telefónico 91-582-27-16.
El arzobispo de Santiago, Julián Barrio, que ha visitado a familiares de las víctimas, se ha mostrado conmovido por las consecuencias del siniestro y por cómo ha respondido "nuestra gente", con generosidad y responsabilidad.
La coordinadora de los psicólogos que asisten a los familiares de las víctimas en el edificio Cersia de Compostela, Ana Martínez, ha pedido "respeto" porque éstas "llevan muchas horas con una tensión nerviosa muy elevada y esperando información".
Uno de estos casos es el de Santiago Fernández, de Ciudad Real, que ha comentado que su padre, su hermano y su cuñada viajaban en el tren para asistir al bautizo de un sobrino y que sabe que su hermano está muy grave en hospital de A Coruña, pero teme que su cuñada y su padre hayan fallecido porque no han podido darle razón de que estén entre los heridos.
La coordinadora de psicólogos ha matizado que la situación "está perfectamente controlada" y no prevé que los 40 profesionales que asisten a los afectados se vayan "a ver desbordados".
Han sido numerosas las instituciones y administraciones que han manifestado su pesar por el accidente con un minuto de silencio y los Reyes han visitado el hospital en el que se encuentran la mayoría de los heridos.
También el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y el líder del principal partido de la oposición, Alfredo Pérez Rubalcaba, se han desplazado a Santiago, donde las autoridades nacionales y autonómicas han decretado tres días de luto oficial en España y siete en la comunidad.
El juez que investiga el descarrilamiento ha imputado al maquinista del convoy mientras investiga por qué, según reconoció el conductor, el tren circulaba a 190 kilómetros por hora en una curva pronunciada, más del doble de la velocidad permitida.

Comentarios