Martes 18.06.2019

En Marea constituye hoy su coordinadora sin la presencia de los críticos, que no reconocen las primarias

Villares ya mostró públicamente su intención de integrar en la dirección del partido a la candidatura vencida

El portavoz de En Marea, Luís Villares | aec
El portavoz de En Marea, Luís Villares | aec

En Marea prevé poner en marcha hoy su coordinadora sin la presencia de los miembros del sector crítico, que ya no acudieron el pasado 29 de diciembre a la constitución del consello das mareas.
La elección de este órgano tiene lugar después de un proceso de primarias marcado por el duro enfrentamiento entre las dos candidaturas, la del portavoz, Luís Villares, que resultó la lista vencedora con el 60% del apoyo de los inscritos; y la de los críticos, encabezada por el exdiputado en el Congreso David Bruzos, y apoyada por Podemos, Esquerda Unida y Anova.
Este sector, que también integran mareas locales como Compostela Aberta y la Marea Atlántica, rechazó acudir ya a la puesta en marcha del máximo órgano de decisión entre plenarios el pasado día 29 por discrepancias con el modo en el que se desarrollaron las elecciones internas.
Es más, en la última semana, Podemos llegó a invitar a sus socios del sector crítico a entablar un “diálogo” fuera del partido instrumental para articular un nuevo proyecto sin contar con los afines a Villares. Además, Esquerda Unida aseguró que estaba situada fuera del marco orgánico de En Marea antes incluso de las votaciones de las primarias porque éstas se desarrollaron sin que existiesen “condiciones democráticas” y sin “garantías”.
Pese a este contexto y aunque los críticos aprobaron en el plenario una resolución que permite que la coordinadora esté formada sólo por los miembros de una candidatura, Luís Villares mostró públicamente su intención de integrar en ésta a la lista vencida. Con todo, fuentes de las distintas sensibilidades críticas han avanzado a Europa Press que prevén no acudir a la constitución de este órgano.

Tiempos complicados
El año ha comenzado con mal pie para En Marea, casi tanto como terminó el anterior, puesto que sus complicadas primarias internas han derivado en un fuego cruzado de auditorías en las que los críticos, sobre todo Podemos, ven irregularidades y los ganadores mal perder.
El proceso electoral interno fue convulso desde el principio, cuando se retrasaron las elecciones por supuestas irregularidades después de que se produjesen accesos al censo electoral, aspecto que se derivó a la Fiscalía.
Pese a todo, la intención parece ser la de mantener la unidad dentro del grupo parlamentario en O Hórreo, aunque esta situación complica el escenario de cara a las elecciones municipales puesto que en varias ciudades como Pontevedra, Ferrol o Lugo ya parece claro que concurrirán varias candidaturas del espacio de la confluencia. El conflicto interno complica asimismo la preparación de la campaña electoral de En Marea.
La estrategia parece complicada porque se prevén duras negociaciones para intentar evitar varias listas en los ayuntamientos, lo que perjudicaría los resultados electorales del rupturismo, peligro sobre el que el portavoz de En Marea, Luís Villares, ha alertado e intentado combatir con llamadas a la unidad. De este modo, abrió la puerta a una reconciliación con algunos de los referentes del sector crítico como los alcaldes de A Coruña y Santiago, Xulio Ferreiro y Martiño Noriega.
Ofrecimiento que, sin embargo, no parece haber sido tomado muy en serio por el regidor compostelano que, pese a agradecer el respaldo de Villares, lo comparó con el hecho de que también agradece al deán compostelano cuando le dice que reza por él, ya que, “nunca se sabe dónde va a precisar de todo tipo de recomendaciones”, aunque él sea ateo. l

Comentarios