sábado 31/10/20

Los ediles del BNG de Ribeira dimiten y el resto de la candidatura les siguen

Las últimas escisiones sufridas por el BNG se han dejado notar en Ribeira, donde las cuatro personas que ostentaban las cuatro actas obtenidas por la formación frentista en el pasado 22 de mayo en el ayuntamiento notificaban su renuncia.
Los cuatro ediles nacionalistas presentaron la renuncia a las actas CHECHU RÍO

Las últimas escisiones sufridas por el BNG se han dejado notar en Ribeira, donde las cuatro personas que ostentaban las cuatro actas obtenidas por la formación frentista en el pasado 22 de mayo en el ayuntamiento notificaban su renuncia.

Si en su momento ya lo hizo la cabeza de lista, Dominga Brión Sanmiguel, argumentando la reducción de la representación nacionalista entre los comicios de 2007 y 2011, tras la asamblea local del miércoles presentaron su dimisión Xosé Luis Groveiro González, militante de Máis Galiza que desempeñaba hasta ahora la portavocía municipal del BNG, y sus compañeros Ánxeles González Cruxeiras, Luis Teira Parada y María del Carmen Lampón Agrelo, simpatizantes del ala independiente de la formación frentista, y que ya notificaron su decisión a la asamblea local, y que a primera hora de ayer lo hicieron en el ayuntamiento a través de los respectivos escritos presentados a través del registro.

Además de esas cuatro dimisiones, se registraron renuncias en cadena por parte de la mayoría de los otros 20 integrantes de la candidatura nacionalista en las elecciones municipales. Tal es así que de la lista tan solo tres personas expresaron estar dispuestas a asumir los cargos.

Para ello hay que descender hasta los puestos 18 y 19, que ocupaban Xosé Antón Parada Fernández y Dores Vidal Peón, militantes de la Unión do Pobo Galego (UPG), y al primer suplente, Luis Antonio Pérez Barral. Sin embargo, ninguno de los otros cuatro suplentes quiso coger el testigo que faltaba.

Ante esa tesitura, el BNG decidió elegir a José Antonio Vázquez Cobas, presidente de la asociación Altofalante, que no formaba parte de la candidatura y que en el debate abierto se postuló a favor de la candidatura Alianza Pola Unidade (APU), de la UPG. Ante las dudas que podía suponer la legalidad de esta decisión, la agrupación local indicó que lo consultaron con la junta electoral central, que les comunicó que era posible.

El hasta ahora portavoz Xosé Luis Groveiro quiso quitarle hierro al asunto indicando que “a catarsis que supuxo a renuncia en cadea non se trata dunha ruptura moi traumática”.

“Podo dicir que as razóns persoais e de organización do partido, dentro dun convulso contexto asambleario e postasambleario, foron as que pesaron nas nosas decisións”, precisó.

El todavía edil puntualizó que existían diferencias de criterio sobre la forma de hacer las cosas, que pudieron producirse incluso antes de las elecciones, y que esas discrepancias son las que llevaron a la renuncia masiva. “Os concelleiros xa viamos dificultades persoais e de tipo interno no BNG, pero agora hai que darlle viabilidade ao futuro do partido, pois temos por diante tres anos, e as persoas que entran teñen tempo para traballar”, matizó.