sábado 5/12/20

La Policía interviene 120 kilos de cocaína escondidos en un contenedor del puerto de Marín

Un operativo policial coordinado por el grupo especial contra el crimen organizado (Greco) intervino en el puerto de Marín 120 kilos de cocaína ocultos en un contenedor, informaron fuentes de la investigación.

agentes de aduanas descargan un contenedor con cocaína en marín	efe
agentes de aduanas descargan un contenedor con cocaína en marín efe

Un operativo policial coordinado por el grupo especial contra el crimen organizado (Greco) intervino en el puerto de Marín 120 kilos de cocaína ocultos en un contenedor, informaron fuentes de la investigación.
Los agentes explicaron que la cocaína estaba colocada a modo de “gancho ciego” en un cargamento de bananas procedente de Costa Rica.
Fuentes policiales explicaron que el método empleado por los traficantes hace que sea muy complicado dar con los responsables del alijo. El sistema consiste en que los dueños colocan la droga en un transporte de mercancía regular por lo que el destinatario del envío no tiene nada que ver con la persona vinculada con la red de tráfico de drogas. Por este motivo todavía no se ha producido ninguna detención vinculada con el caso.
En el operativo colaboraron los  agentes del Greco-Galicia, el Servicio de Vigilancia Aduanera de Vigo y la unidad UCO de la Comandancia de la Guardia Civil de Pontevedra.
Un control del puesto fronterizo de la Autoridad Portuaria Marín-Ría de Pontevedra localizó la cocaína que estaba dentro de ocho cajas ocultas al fondo contenedor.
 Además, apareció una caja con los precintos de seguridad de la empresa consignataria que supuestamente serían utilizados por el receptor de la droga para volver a cerrar el contenedor una vez que retirase la carga.
 Las fuentes consultadas han indicado que la droga ha sido localizada gracias a las informaciones de organizaciones policiales de lucha contra el narcotráfico en el ámbito internacional. En los últimos años han sido detectados varios contenedores en los puertos gallegos.

Comentarios