jueves 28.05.2020

La oposición califica de propagandística la nueva ley de la telecomunicación

El Parlamento aprobó ayer la ley de impulso y ordenación de las telecomunicaciones con los votos a favor únicamente del PPdeG, mientras que la oposición en pleno rechazó la norma, ya que coincidieron en tacharla de “propaganda”.
 

El Parlamento aprobó ayer la ley de impulso y ordenación de las telecomunicaciones con los votos a favor únicamente del PPdeG, mientras que la oposición en pleno rechazó la norma, ya que coincidieron en tacharla de “propaganda”.
Las posturas de todos los grupos quedaron claras durante el debate del dictamen que se celebró por la mañana.
Esta ley prevé, entre otras medidas, que las operadoras de telefonía móvil en Galicia tendrán que compartir sus infraestructuras; que los ayuntamientos deberán incluir en sus planeamientos urbanísticos las necesidades de infraestructuras de telecomunicaciones y que tanto las obras públicas como las viviendas futuras deberán estar dotadas de las canalizaciones necesarias para instalar todo tipo de comunicaciones.
Los portavoces de los grupos de la oposición coincidieron en calificar de “cosmética” parlamentaria la normativa y criticaron la falta de un horizonte temporal para desarrollar las actuaciones previstas.

empresas, por delante
Además, los dirigentes de PSdeG, AGE y BNG c aseguraron que esta ley no favorece a los ciudadanos, sino que pone los intereses de las grandes empresas por delante.
El diputado del PPdeG, Moisés Blanco, rechazó estas acusaciones y defendió que Galicia es “pionera” al aprobar esta norma, con el fomento, entre otras medidas, del hogar digital y la planificación de infraestructuras de telecomunicación en futuras carreteras y polígonos industriales.
El portavoz del PSdeG en el debate, José Luis Méndez Romeu, criticó el “intervencionismo” y las “omisiones” de la ley, que vio “innecesaria”. Mientras, la diputada de AGE, Consuelo Martínez, señaló que “nada de lo que se incluye en la ley favorece a Galicia”, y la representante del BNG, Tereixa Paz, la tachó de “cosmética parlamentaria” porque no atiende a las necesidades presentes y futuras de los ciudadanos sobre telecomunicaciones.

Comentarios