domingo 25.08.2019

La crisis obligará a los partidos a aparcar los regalos y a tener más contacto con el electorado

Los partidos gallegos se preparan para afrontar el proceso electoral en un contexto de crisis que les llevará a rebajar la proliferación de los antaño habituales de la campaña: los globos, mecheros, caramelos o banderolas que se entregaban gratuitamente en los mítines, para centrarse en una mejor conexión de los dirigentes con los electores.

un grupo de artistas participa en una campaña gallega anterior a la crisis
un grupo de artistas participa en una campaña gallega anterior a la crisis

Los partidos gallegos se preparan para afrontar el proceso electoral en un contexto de crisis que les llevará a rebajar la proliferación de los antaño habituales de la campaña: los globos, mecheros, caramelos o banderolas que se entregaban gratuitamente en los mítines, para centrarse en una mejor conexión de los dirigentes con los electores.

Fuentes de los distintos partidos que concurren a los comicios comentaron que la actual situación económica les llevará a rebajar el presupuesto que antes dedicaban a la maquinaria electoral, que será necesariamente más austera que en anteriores citas con las urnas.

El PP gallego tiene previsto organizar uno o dos actos electorales multitudinarios, entre ellos el del primer fin de semana en Pontevedra con Mariano Rajoy.

La campaña será austera porque, señalan fuentes populares, quieren mandar un mensaje a la ciudadanía en esta época de crisis y también porque la Xunta ha decidido reducir la asignación a los partidos en un 20 por ciento.

Los populares no tienen perfilada la agenda de dirigentes en la campaña, pero insisten en que va a ser “en clave gallega” y prevé celebrar más de 500 eventos en las cuatro provincias.

acercamiento

Por su parte, los socialistas prevén una “drástica” rebaja de la propaganda de productos con el logo del partido, como mecheros, globos, folletos o banderolas y se repartirá “lo mínimo imprescindible”.

La campaña de los socialistas pretende ser “de bases”, con mucha movilización y acercamiento a la gente de la calle, lo que creen es la vuelta a lo tradicional, con un “cuerpo a cuerpo” con los electores.

Igualmente, los quince días de campaña del candidato se centrarán en el secretario xeral y candidato, Manuel Vázquez, que estará no obstante arropado de líderes nacionales en una agenda que todavía no está cerrada.

Al igual que el PP, el PSdeG organizará una caravana para facilitar la labor de los medios informativos, porque se van a celebrar numerosos mítines pequeños y otros “exprés”.

El tercer partido en representatividad en Galicia, el BNG, hará una campaña “de proximidad”, que considera “la marca de la casa” e intensificará el contacto con los electores, con mucha presencia en la calle aunque combinando grandes actos con otros más pequeños, sectoriales o coloquios que permiten la participación del público.

imaginación

La campaña del BNG, que será “pilotada” por su candidato, Francisco Jorquera, estará, como la del resto de partidos, marcada por la rebaja fijada por el Gobierno aunque los nacionalistas insisten en que ya llevan ajustando desde los últimos comicios, “supliendo con imaginación y con el trabajo de la militancia” la situación económica.

Además, respecto al merchandising, el Bloque primará el material informativo que dé cuenta de sus mensajes y su programa, frente a otro tipo de productos que los nacionalistas consideran más propios de “espectáculos”.

El BNG también reducirá el presupuesto de la caravana electoral, ya que considera que se trata de un instrumento para facilitar el trabajo de la prensa, pero no para proyectar la imagen del candidato en autobuses.

Por su parte, Alternativa Galega de Esquerda, coalición de la Anova del histórico Xosé Manuel Beiras e EU-IU, con Yolanda Díaz, hará una campaña “muy cercana a la gente, de contacto directo” que anime a los ciudadanos a un proyecto político que acabe con la “brigada de demolición” de la actual Xunta. n

Comentarios