jueves 22/10/20

La Audiencia coruñesa ratifica la inhabilitación al exalcalde de Santa Comba por prevaricación

La Audiencia provincial de A Coruña ratificó la sentencia que condenaba al exalcalde de Santa Comba, José Toja Parajó, a cuatro años de inhabilitación de cargo público como autor de un delito de prevaricación.

toja, en el pleno municipal en el que se despidió del bastón de mando de santa comba	archivo ec.
toja, en el pleno municipal en el que se despidió del bastón de mando de santa comba archivo ec.

La Audiencia provincial de A Coruña ratificó la sentencia que condenaba al exalcalde de Santa Comba, José Toja Parajó, a cuatro años de inhabilitación de cargo público como autor de un delito de prevaricación.

Según informó ayer el despacho de abogados Barreiro-Viveiro, que llevó el caso, la sentencia de la Audiencia coruñesa, datada el jueves de la semana pasada, señala con “contundencia y dureza” que la gestión municipal de Santa Comba en el período en que tenía Toja Parajó el bastón de mando estaba caracterizada por una “absoluta falta de control municipal” tanto “en la concesión de licencias como en el control sobre las actividades de los establecimientos”.

La sentencia, que no es recurrible, desestima el recurso de apelación interpuesto por José Toja contra la sentencia emitida el 20 de diciembre de 2011 por el Juzgado de lo Penal número 5 de A Coruña al “mantener la totalidad de los pronunciamientos”,

El caso se refiere a 43 licencias de “tablao flamenco” otorgadas por el Gobierno local para que los en realidad eran pubs y discotecas para que estos pudieran “prolongar el horario de cierre”.

actividad "exótica"

Este detalle no pasó desapercibido para el tribunal que recoge en su sentencia lo insólito de esta proliferación de tablaos flamencos en un municipio del interior de A Coruña, una actividad que a ojos del tribunal “parece exótica”. Así considera que la concesión de los 43 permisos “era claramente debido al intento de aprovechar la prolongación de la hora de cierre”.

La Audiencia alega además, que, frente a las reclamaciones formuladas “lo que se hacía era guardar las denuncias en una carpeta sin intención alguna de darles curso y menos de dictar resolución sobre ellas”.

El condenado, prosigue, “actuó de forma consciente de la arbitrariedad de su actuación”.

Ante estos hechos, la Audiencia condena al exregidor d como “autor criminalmente responsable” de un delito de “prevaricación” penado con “cuatro años de inhabilitación para empleo o cargo público” y “al pago de las cuotas del juicio incluidas las de la acusación particular”. n

Comentarios