domingo 20.10.2019

Jorquera responde a las críticas de Aymerich que el BNG “tiende puentes” con los nacionalistas

La batalla interna en el BNG no ha cesado. Ni la elección de Xavier Vence por parte del Consello Nacional convence al sector crítico, representado por Abrente y su líder Carlos Aymerich, ni la UPG parece dispuesta a aguantar más críticas.
Jorquera responde a las críticas de Aymerich que el BNG “tiende puentes” con los nacionalistas

La batalla interna en el BNG no ha cesado. Ni la elección de Xavier Vence por parte del Consello Nacional convence al sector crítico, representado por Abrente y su líder Carlos Aymerich, ni la UPG parece dispuesta a aguantar más críticas.

Y es que tras un fin de semana en que el Bloque cuenta ya con un futuro nuevo líder –Vence será ratificado seguramente en la asamblea de este fin de semana–, las aguas siguen revueltas. Ayer fue el turno del portavoz del BNG en el Parlamento, Francisco Jorquera –de la UPG–, quien respondía a las críticas de Aymerich sobre que el camino escogido por el BNG era la “marginalidad”, que el objetivo de la formación es “tender puentes” a todos los nacionalistas, lo que incluye a los escindidos tras la polémica asamblea de Amio.

Pero no fue el único que ayer se pronunció por esa labor de cohesión que Vence tiene por objetivo al liderar el BNG, el llamado a ser el sucesor de Xosé Manuel Beiras, el alcalde de Teo Martiño Noriega, respondió a los puentes del BNG que AGE está dispuesta a acoger en su seno a la formación frentista, lo que choca directamente con el objetivo del Bloque ya que este quiere capitanear el nacionalismo no incluirse en otra formación.

Así, Jorquera auguró que el BNG saldrá “claramente reforzada” de la asamblea del fin de semana y, ante las críticas de Aymerich, intentó zanjar la cuestión con un “no soy su intérprete”.

Comentario de texto

El portavoz nacionalista señaló que él no va a hacer “comentario de texto” ante lo que haya dicho o podido decir su compañero y se limitó a indicar que respeta las discrepancias, aunque no las comparta.

Entre otras críticas que ha hecho Aymerich durante el último mes, en el proceso preasambleario, señaló que el BNG ya no es la casa común del nacionalismo y que las tesis políticas que se aprobarán el fin de semana llevan al partido a una situación de marginalidad, como hace treinta años.

Jorquera señaló que “cualquiera que sepa hacer una lectura de las tesis concluirá que hay apuesta muy clara para cimentar la unidad del nacionalismo paso a paso, una voluntad de tender puentes”. Defendió, además, que ante el proceso de recentralización del Estado es preciso que el nacionalismo dé una respuesta alternativa.

involución

“No veo ninguna involución. Sucede que entramos en un escenario similar al de hace 30 o 40 años, que el modelo salido de la Transición está en crisis” y en esa nueva realidad, dijo, el nacionalismo debe decir cuál es su apuesta. También recordó que hace 30 años España no había entrado en la UE y que, ya entonces, el nacionalismo advertía de las consecuencias de entrar en un modelo “que no tenía en cuenta la realidad de los pueblos que conforman Europa, solo los Estados”.

Mientras, Noriega reivindicaba ayer en una entrevista en Radio Galega “la cultura de la coalición y del frente amplio” que, en su opinión, representa AGE, una coalición que lejos de ser “estática” debe ser “ampliable”, razón por la que el BNG puede “tener un lugar” en la misma.

Al ser preguntado por la posibilidad de que Vence intentase que Anova –formado por los dirigentes de Encontro Irmandiño, tras su escisión del BNG– rompiese su pacto con EU, del que emanó AGE, para que volviesen a la “casa común” del BNG, Noriega indicó que sería “un mal inicio” para Vence. Así, consideró que las “exclusiones o apartheid previos” serían mal entendidos por la sociedad. Noriega abundó en que el camino es ampliar la cultura de la coalición, pero sin separar de primeras a nadie.

El alcalde de Teo aplaudió los pasos dados por el BNG en cuestiones como la participación social, pero desconoce si llegará a tiempo para “recuperar la credibilidad ante la sociedad.

Insistió asimismo en que los lazos que une al BNG y Anova son mayores que los que los separan, lo mismo que con EU, señaló. Así, no se siente un “nacionalista light” por pertenecer a AGE ni cree que deba “demostrar nada”.

Comentarios