martes 27/10/20

Investigan a la madre de Diana por presunta negligencia grave en la custodia de Valeria

Diana López-Pinel, madre de la joven madrileña Diana Quer, que desapareció en A Pobra el pasado 22 de agosto, prestó declaración en la mañana de ayer y por espacio de una hora y tres cuartos en el despacho de la titular del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción Número 2 de Riveira.

Diana López-Pinel se vio asediada por los medios de comunicación a su entrada y salida de los juzgados  CHECHU RÍO
Diana López-Pinel se vio asediada por los medios de comunicación a su entrada y salida de los juzgados CHECHU RÍO

Diana López-Pinel, madre de la joven madrileña Diana Quer, que desapareció en A Pobra el pasado 22 de agosto, prestó declaración en la mañana de ayer y por espacio de una hora y tres cuartos en el despacho de la titular del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción Número 2 de Riveira. Contrariamente a lo manifestado en días previos por su abogado, Pedro de Bernardo, de que su clienta declararía por voluntad propia tras solicitarlo, finalmente compareció en calidad de investigada en este procedimiento sobre la custodia de su hija menor, Valeria, un extremo que confirmó el Tribunal Superior de Xustiza de Galicia (TSXG). Pese a que oficialmente no se dieron a conocer los motivos, al tratarse de datos de una menor de edad, este periódico pudo saber que la madre está investigada como presunta autores de negligencia grave en la custodia de la menor, poniendo en grave riesgo su vida, así como unos supuestos malos tratos.
La actuación del referido juzgado de Riveira se inició de oficio a raíz del informe que recibió de la médico que la atendió un par de días antes de la desaparición de Diana Quer y en el que se hacía referencia a un incidente en el que Valeria supuestamente había puesto en grave peligro su vida. Es por ese motivo que la juez la citó a comparecer de manera inmediata, algo que no se produjo hasta el pasado miércoles. La muchacha fue sometida por la forense a una exploración física y psiquiátrica, además de prestar declaración ante la titular de dicho juzgado, y en la que se pusieron sobre la mesa los presuntos malos tratos, por algunas agresiones de la que fue víctima.
Previamente, ante la imposibilidad de que se presentase Valeria, debido a su delicado estado, se había presentado su padre, Juan Carlos Quer, que aportó su testimonio durante alrededor de tres horas y media en la sede judicial. Poco después, tal y como ya se difundió, se dictó un auto por el que le retiró cautelarmente la custodia de la hija menor a su madre para otorgársela temporalmente a su padre. Este último también pudo haber aportado información relacionada con la presunta negligencia en la custodia de la hija menor y unas supuestas agresiones.

ASEDIADA POR LOS MEDIOS
Por su parte, Diana López-Pinel, tras manifestar antes de entrar en los juzgados y con un semblante serio que “por supuesto” trataría de recuperar la custodia de su hija menor y que estaba convencida de lograrlo, salió de dicho edificio acompañada de su letrado y, mientras era asediada por los medios de comunicación, esbozó una sonrisa con la que quiso mostrar su satisfacción tras su declaración y un feliz desenlace. Ambos manifestaron que todo había salido muy bien e, incluso, mejor de lo esperado. “Ha sido perfecto -precisó el letrado- y en breve tendrán resultado de la declaración cuando la juez se pronuncie y tendrán cumplido conocimiento de lo ocurrido”.
La madre de Diana Quer informó que la juez le había preguntado por cómo era y es la relación con su hija menor y también la convivencia. “Yo he explicado con total naturalidad tal cual son las cosas. Mi versión aún no se había escuchado”, incidió Diana López-Pinel. De todos modos, ni ella ni su abogado entraron en los pormenores de las respuestas ofrecidas por tratarse de un procedimiento que se encuentra bajo secreto de sumario. En relación al tiempo que deberá aguardar para conocer la resolución judicial en relación al asunto de la custodia de Valeria, para saber si se la devuelve o se mantiene la decisión de que siga en manos de su padre, la madre se mostró esperanzada de tenerla con ella, precisando que “no creo que tarde mucho”.
En relación a las manifestaciones de Juan Carlos Quer, en las que indicaba que seguía las prescripciones médicas en relación a quien podía o no relacionarse con Valeria, indicó con firmeza que “de mi exmarido no hablo”, después de haber dicho dos horas y media antes a la prensa que “juzguen ustedes mismos” sobre esas razones.

Comentarios