domingo 17.11.2019

Los investigadores creen que la colombiana detenida en Ourense por terrorismo sufrió “extorsión”

El delegado del Gobierno en Galicia, Santiago Villanueva, aseguró ayer que “todo indica” a que la colombiana detenida en Ourense acusada de pertenecer a una banda terrorista sufrió una “extorsión” por parte de un recluso de su país.

Un atentado cometido por el ELN	archivo ec
Un atentado cometido por el ELN archivo ec

El delegado del Gobierno en Galicia, Santiago Villanueva, aseguró ayer que “todo indica” a que la colombiana detenida en Ourense acusada de pertenecer a una banda terrorista sufrió una “extorsión” por parte de un recluso de su país, que se encuentra en la cárcel también por delitos relacionados con el terrorismo.
En declaraciones a los medios en A Coruña durante los actos de la Pascua militar, Villanueva trasladó que “por los datos” que posee el Gobierno en estos momentos, el testigo que inculpó a la colombiana detenida el pasado mes de noviembre en Ourense realizó la acusación con la intención de ejercer una “extorsión” sobre la propia detenida y su hermano. 
Así, el delegado del Gobierno confirmó que, una vez que llegó la orden de la Fiscalía de Colombia que negaba la implicación de la detenida en los hechos por los que era acusada, se procedió a “ponerla en libertad” y la vecina de Ourense “ya está en su domicilio”. 
El caso se remonta hasta finales del pasado mes de noviembre, cuando una operación conjunta llevada a cabo por agentes de las policías nacionales de España y de Colombia detuvo a dos personas acusadas de pertenecer a una facción terrorista del Ejército de Liberación Nacional (ELN). 
Los arrestados fueron una mujer que reside en Ourense, y su hermano, que fue detenido la frontera colombiana con Venezuela. 
Según la versión inicial ofrecida por la Policía, la mujer se encargaba de reclutar y radicalizar a jóvenes mientras que el hombre estaba considerado como el coordinador logístico de la organización terrorista y el encargado de obtener el material de guerra.
Ahora, la Fiscalía colombiana considera probado que ambos fueron víctimas de una extorsión llevada a cabo por un recluso colombiano que cumple penas de prisión por delitos de terrorismo. Así, la Justicia colombiana canceló la orden de captura y ordenó la puesta en libertad de los hermanos.

Comentarios