El informe de colillas tratará de dilucidar si el “Chiclé” permaneció mucho rato en la nave o si corresponden a vigilancias posteriores

El hallazgo en la antigua fábrica de gaseosas “La Pitusa” en Somoza (Asados-Rianxo) de varias colillas con ADN cuyo perfil genético se corresponde con el del rianxeiro José Enrique Abuín Gey.

El informe de colillas tratará de dilucidar si el “Chiclé” permaneció mucho rato en la nave o si corresponden a vigilancias posteriores
Flores secas y velas consumidas y tiradas es la imagen del altar en la nave de Asados
Flores secas y velas consumidas y tiradas es la imagen del altar en la nave de Asados

El hallazgo en la antigua fábrica de gaseosas “La Pitusa” en Somoza (Asados-Rianxo) de varias colillas con ADN cuyo perfil genético se corresponde con el del rianxeiro José Enrique Abuín Gey, alias “Chiclé”, pudiera tener un gran valor para el avance de las investigaciones y la instrucción del caso de la desaparición y muerte de la joven diana Quer. De hecho, algunas fuentes apuntan que de lo que revele el informe de esos residuos de cigarrillos se podrían dilucidar aspectos relacionados con la temporalidad de los hechos, en concreto determinar si ese individuo investigado pro el crimen de la joven madrileña permaneció mucho tiempo en la referida nave en la noche en la que se arrojó su cuerpo a un aljibe con agua limpia, en el que permaneció desde el 22 de agosto de 2016 hasta que fue encontrado en la última madrugada del 2017.
Cabe recordar que una antena repetidora de telefonía móvil situó al “Chiclé” durante algo más de una hora en el entorno de esa fábrica, y de corresponderse las colillas con aquella fatídica noche de 2016, se estaría apuntalando la investigación. De hecho, la existencia de varias colillas supone un indicio de que su estancia allí no fue pasajera. Pero, también cabe que sean posteriores a esa fecha, lo cual podría ser entendido como que ese individuo acudió a esa nave a realizar labores de seguimiento del cadáver, para comprobar si seguía oculto en el pozo, y que no fueron percibidas por los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado. Este hecho, de confirmarse, llamaría poderosamente la atención después de que los mandos de la Guardia Civil que estaban al frente de las investigaciones se indicó ante los medios de comunicación en una extensa rueda de prensa, así como en declaraciones posteriores, que el investigado fue objeto de un seguimiento adecuado sobre su rutina diaria.
Lo que si parece estar claro es que el hallazgo del ADN del “Chiclé” en varias colillas supone una pieza más del rompecabezas en que se ha convertido la investigación de la muerte de Diana Quer y que puede aportar datos para encajarlos en otras pruebas o indicios que hasta ahora no tenían una respuesta que estuviera lo suficientemente consolidada.