sábado 31/10/20

Hallan acuchillada en su casa en Santo Domingo a una pareja gallega

La Policía Nacional dominicana informó ayer que busca a dos hombres por la muerte de una pareja de nacionalidad española, cuyos cadáveres fueron encontrados acuchillados el martes en su departamento en Santo Domingo.

Vista de la casa de los familiares de las víctimas en O Rosal | tvg
Vista de la casa de los familiares de las víctimas en O Rosal | tvg

La Policía Nacional dominicana informó ayer que busca a dos hombres por la muerte de una pareja de nacionalidad española, cuyos cadáveres fueron encontrados acuchillados el martes en su departamento en Santo Domingo.
La Policía identificó a los esposos como María del Carmen Revalderia Cordero, de 75 años, y Carlos Carrera Amil, de 82, que es originario de O Rosal (Pontevedra), confirmaron fuentes de su entorno familiar, que detallaron que este hombre se instaló en República Dominicana cuando aún era adolescente.

Conserje
Por el doble asesinato, la institución informó a través de un comunicado que persigue “activamente” a Francisco Durán Rosario, de 21 años, conserje del edificio donde ocurrió el hecho, y a Joel Antonio Mañón, cuya edad no fue precisada.
La Policía informó, además, que recuperó en el sector La Piña, de Los Alcarrizos, en Santo Domingo Oeste, el automóvil de la pareja, el cual fue robado por los presuntos homicidas para escapar de la escena del crimen poco después de perpetrarlo.
El director de investigaciones criminales de la Policía dominicana, general Ney Almonte, dijo anoche que los fallecidos llevaban mucho tiempo viviendo en República Dominicana.

Múltiples heridas
Asimismo, aseguró que los cuerpos presentan múltiples heridas de cuchillo en el abdomen, cuello y rostro. A la vez, destacó que varias personas fueron interrogadas y que los investigadores no observaron la violación de las cerraduras del lugar.
La Policía exhortó ayer a los presuntos asesinos a entregarse “por la vía que consideren más pertinente para que respondan por el hecho que se les imputa”.
Un sobrino de la víctima explicó que su tío emigró a República Dominicana siendo un adolescente, donde se dedicó a labores comerciales y, posteriormente, trabajó en una fábrica de zapatos antes de jubilarse. No obstante, Carlos Carrera no rompió los vínculos con su tierra de origen y, de hecho, en marzo, su mujer y él pasaron varios días de vacaciones en la casa familiar de O Rosal. 
La pareja fue hallada entre 24 y 36 horas después de su muerte en su apartamento, ubicado en una zona a la que solo pueden acceder los residentes. l

Comentarios