viernes 27/11/20

Galicia limita las reuniones a un máximo de cinco personas en toda la comunidad

Sanidade eleva a alerta 2 a  la autonomía al completo y restringe los encuentros en Santiago
Un operario limpia una calle de la ciudad de Ourense al paso de un residente | aec
Un operario limpia una calle de la ciudad de Ourense al paso de un residente | aec

La Xunta acordó ayer en la batalla contra la pandemia del Covid-19 que las reuniones queden limitadas en Galicia a un máximo de cinco personas, frente al tope de diez fijado hace una semana, una vez constatado el aumento de casos activos, contagios y hospitalizaciones fundamentalmente en las áreas sanitarias de Vigo y Santiago. 

Todas estas novedades, que el gobierno de Alberto Núñez Feijóo adelantó en una nota de prensa tras una larga reunión del comité clínico que asesora al Ejecutivo en la gestión de la pandemia, serán publicadas hoy en el diario oficial de la Comunidad y entrarán en vigor desde la medianoche de mañana.

La Consellería de Sanidad anunció en un comunicado el establecimiento del nivel dos de restricciones para todo el territorio gallego, determinación que incidirá en los aforos y en la ocupación de los espacios de los diferentes ámbitos sociales. 

Se reducen los aforos en bares
En el caso de Compostela y del núcleo de Milladoiro, perteneciente al vecino ayuntamiento de Ames, los encuentros quedarán limitados únicamente a convivientes. 

Los bares y cafeterías de ambas zonas verán por tanto restringidos sus servicios en el interior de los locales, quedando limitada su actividad al 50% del número de mesas de sus terrazas. 

Y, a pesar de la mejora de la evolución epidemiológica que los expertos observan en los ayuntamientos de Ourense y Barbadás, afectados por un cierre perimetral desde el 7 de octubre, ambos continuarán en el nivel tres de alerta sanitaria y las reuniones serán exclusivamente entre convivientes. 

El comité clínico que asesora a la Xunta acordó en la reunión, además, elevar al nivel tres de restricciones a los ayuntamientos de Verín, Oímbra y Vilardevós, en la provincia de Ourense, donde se establecerá, para cercar el virus, otro cierre de la movilidad perimetral, de manera que solo se permitirá a sus ciudadanos la circulación libre entre estos municipios. 

Además, las reuniones en estos ayuntamientos quedarán limitadas a convivientes. 

El órgano que asesora a la Xunta en la gestión de la pandemia decidió aparte restringir todas las actividades no esenciales en los ayuntamientos de O Carballiño, O Irixo y Boborás, al considerar preciso reforzar las medidas de prevención con el objeto de evitar la propagación del virus en esas localidades, visiblemente afectadas por la segunda oleada del coronavirus. 

También continuarán allí con la restricción de la movilidad perimetral y con la limitación de reuniones entre grupos de personas convivientes, al comprobar que los contagios proceden la mayor parte de las veces, y como tónica general, de encuentros familiares y entre amigos. 

Datos preocupantes
Sobre la situación epidemiológica en Galicia, el conselleiro de Sanidade, Julio García Comesaña, comentó en una entrevista con la TVG que “los datos no son los más positivos” y señaló un “incremento importante del número de casos activos”.

El titular de Sanidade explicó que la zona de Ourense les “lleva preocupando semanas” y también las localidades de Verín, O Barco y O Carballiño, así como Santiago de Compostela.

Comentarios