miércoles 5/8/20

Galicia cierra un verano seco antes de un otoño que será algo caluroso

Galicia cierra un verano seco y muy cálido antes de un otoño que será algo caluroso y normal en cuanto a precipitación, informó ayer el delegado de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) en la comunidad, Francisco Infante.

La falta de lluvias ha dejado en mínimos los embalses, como el de Cecebre | cabalar (efe)
La falta de lluvias ha dejado en mínimos los embalses, como el de Cecebre | cabalar (efe)

Galicia cierra un verano seco y muy cálido antes de un otoño que será algo caluroso y normal en cuanto a precipitación, informó ayer el delegado de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) en la comunidad, Francisco Infante. El trimestre entre junio y agosto fue el cuarto más cálido desde 1977 y el noveno más seco en la misma serie histórica, lo que deja una situación de sequía meteorológica con un déficit de un 37 por ciento respecto a las precipitaciones normales a punto de acabar el año hidrológico.
Por meses, junio y julio fueron muy cálidos y agosto cálido mientras que en cuanto a precipitaciones, junio fue normal mientras que julio y agosto fueron secos.
A largo plazo, la Aemet ve probable que el próximo trimestre sea normal en cuanto a precipitaciones –con un octubre seco, mientras noviembre y diciembre arreglarán el periodo– y es factible que las temperaturas estén por encima de los valores medios. Infante detalló que en el último trimestre se registró “poco más del sesenta por ciento de la lluvia habitual”, con las zonas de A Mariña lucense y el interior de Ourense como únicas áreas con cifras normales “debido a la actividad tormentosa”.

Tormentas
A pesar de que el verano fue seco, “hubo bastantes días con nubosidad o con alguna precipitación muy débil”, por lo que está por encima de la media en días con lluvia. El mes más cálido fue junio, con una máxima absoluta en Ribadavia (Ourense) de 41 grados centígrados y la mínima más alta en Pazos de Borbén (Pontevedra), donde el 19 de junio el termómetro no bajó de los 23 grados.
En cuanto a las tormentas, no se trató de un periodo “especialmente tormentoso” con catorce días con esta actividad frente a los veinte habituales, centrados en esta ocasión a mediados de junio, entre el 4 y el 8 de julio y entre el 26 y el 29 de agosto.
De momento septiembre es frío, con temperaturas por debajo de las normales, y en cuanto a precipitaciones es seco o muy seco, pues ha habido entre un veinte y un treinta por ciento de las totales del mes. El año hidrológico, que empieza el 1 de octubre y termina el 30 de septiembre, “presenta un claro déficit de precipitación” en el cuadrante noroeste de la península ibérica debido a que “todas las estaciones han resultado secas o muy secas”, al contrario que en el sureste. l

Comentarios