domingo 20/9/20

El freno del tren accidentado en O Porriño funcionaba y no había “nada irregular” en la vía

Uno de los peritos que participó ayer en la inspección del tren siniestrado en la localidad pontevedresa de O Porriño confirmó que el freno del convoy funcionaba bien, y que no se detectó “nada irregular” en la vía.
 

Técnicos inspeccionan el lugar del accidente de tren en O Porriño	ep
Técnicos inspeccionan el lugar del accidente de tren en O Porriño ep

Uno de los peritos que participó ayer en la inspección del tren siniestrado en la localidad pontevedresa de O Porriño confirmó que el freno del convoy funcionaba bien, y que no se detectó “nada irregular” en la vía.
Según explicó Juan Carlos Carballeira, ingeniero de caminos designado por la Xunta, las pruebas realizadas ayer, y a la espera de que todavía se realicen otras periciales, permiten señalar que no se encontró “ningún fallo”. “Todo ha salido bien, dentro de los parámetros de sus especificaciones”, apuntó.
No obstante, este perito precisó que todavía es prematuro avanzar una tesis definitiva sobre las causas del accidente, o hablar de fallo humano como única causa del siniestro. A ese respecto, indicó que “exceso de velocidad hubo, pero sigue sin saberse la causa” y que se están “estudiando todas las posibilidades que hay”.
Carballeira también indicó que, según los datos conocidos hasta el momento, tanto las señales acústicas como luminosas funcionaron con normalidad. 
“Él había reconocido la señal, y comprobamos que el tren frena bien, incluso ahora después del accidente”, subrayó. Desde primera hora de la mañana y hasta pasadas las 13.00 horas de ayer, tanto este perito como el resto de técnicos de Adif, Renfe y Comboios de Portugal estuvieron inspeccionando los vagones segundo y tercero del tren, así como las vías. Con respecto a la máquina automotor que encabezaba el convoy, Carballeira confirmó que, debido al mal estado en el que se encuentra, “no permite comprobaciones”. 
Asimismo, explicó que, en este momento, el material rodante está “en perfecto estado” como para ser trasladado y no es necesario que permanezca en la estación, aunque esa es una decisión que corresponde a la juez de instrucción número 2 de O Porriño, que investiga las circunstancias del siniestro.
En la jornada de ayer se hizo una inspección general, comprobaciones de los parámetros de rodadura relacionados con la seguridad, medida del diámetro de la rueda “asociada a la caja negra para chequear la velocidad” y otras pruebas.
No obstante, quedan pruebas pendientes, que se llevarán a cabo posiblemente la semana que viene. 
Entre esas periciales aún por realizar están comprobaciones en el recorrido de la vía y en los enclavamientos, “un sistema de seguridad que hace que el tren vaya por una vía y no por otra”.
El descarrilamiento del tren “Celta”, que une Vigo y Oporto, se produjo el pasado día 9 sobre las 9.25 horas, a pocos metros de la estación de O Porriño, y causó cuatro muertos (entre ellos, el maquinista, de nacionalidad lusa) y 49 heridos.  Según las cajas negras, en el momento de accidente, el tren circulaba a 118 kilómetros por hora, pese a que tenía que hacerlo a 30 por hora, debido a los trabajos de mantenimiento en la vía principal.

Comentarios