viernes 4/12/20

El fiscal rebaja a diez años la prisión para el supuesto homicida de Petín

El fiscal del caso del crimen del holandés de Petín que apareció muerto en Santoalla en 2010, Miguel Ruiz, ha rebajado de 17 a diez años y seis meses la petición de cárcel para el principal

Los encausados por la muerte del ciudadano holandés | aec
Los encausados por la muerte del ciudadano holandés | aec

El fiscal del caso del crimen del holandés de Petín que apareció muerto en Santoalla en 2010, Miguel Ruiz, ha rebajado de 17 a diez años y seis meses la petición de cárcel para el principal acusado de su muerte tras calificar los hechos de un delito de homicidio mientras que su hermano, Julio, quedaría exento de responsabilidad penal como autor de un delito de encubrimiento.
En concreto el fiscal ha propuesto el delito de homicidio –en vez de asesinato– en su grado más bajo –diez años– la pena contra Juan Carlos, que queda como único acusado, y otro de tenencia ilícita de armas y le aplica la atenuante de “retraso” mental leve. Además, ha propuesto que se reduzca la orden de alejamiento de 25 a once años y medio, únicamente para ir a Santoalla, donde actualmente solo reside la viuda, y no a todo el entorno de Petín.
Por su parte, su hermano Julio, para quien proponía una alternativa como coautor, quedaría exento de responsabilidad penal por ser familiar.
En su exposición, el fiscal ha considerado acreditado que Juan Carlos, tras años de malas relaciones entre el holandés y la otra familia, disparó a Martin de forma “sorpresiva” y acabó con su vida; descartando la posible planificación tras lo cual su hermano Julio ocultó el vehículo y el cadáver para que no recayesen las sospechas en su familia.
“Venía con la cabeza caliente de escuchar críticas al holandés por parte de los familiares y quiso agradarles matándolo”, relató el fiscal, quien a pesar de lo “atípico” del caso ve “humano” que el hermano intentase “ocultar lo ocurrido” más allá de que dicha actitud sea “reprobable”.

Los hechos
El crimen se remonta a enero de 2010 cuando su mujer Margo Pool –que se encontraba fuera del país– alertó de su desaparición, momento en que comenzó la búsqueda. La casualidad hizo que en 2014 la Guardia Civil localizase el coche desde un helicóptero y, a menos de cien metros, los restos. Después de unos primeros años marcados por las relaciones “idílicas” entre las familias, el fiscal sostiene que la relación se enrareció y empezaron los conflictos cuando los holandeses quisieron acceder a los beneficios de los montes de mano común.
Según el fiscal, esto fue “la gota que colmó el vaso, dado que suponía dividir entre dos los ingresos, que eran la principal fuente de financiación de la familia” esgrimió Ruiz, quien cree que esta circunstancia “no le sentaría bien a la familia”, ha dicho.
Un funcionario de la Xunta, del área de montes, que prestó declaración, aseguró que un “70%” de beneficios derivados de los aprovechamientos irían para la comunidad de montes, a la que pertenecían hasta ese momento el padre y los hermanos.

Comentarios