jueves 22/10/20

Ferrol identificará dos veces a los vecinos que quieran acceder al pleno

El Gobierno local de Ferrol identificará a las personas que quieran acceder al salón de plenos tras los abucheos que el pasado jueves forzaron la suspensión del pleno ordinario de fin de mes, con un salón abarrotado por colectivos que reclamaban trabajo para Navantia, la adjudicación viviendas sociales en Recimil o una solución sin quitas para los afectados por las participaciones preferentes en las Rías Altas.

El alcalde de Ferrol, José Manuel Rey. EFE/ Archivo
El alcalde de Ferrol, José Manuel Rey. EFE/ Archivo

El Gobierno local de Ferrol identificará a las personas que quieran acceder al salón de plenos tras los abucheos que el pasado jueves forzaron la suspensión del pleno ordinario de fin de mes, con un salón abarrotado por colectivos que reclamaban trabajo para Navantia, la adjudicación viviendas sociales en Recimil o una solución sin quitas para los afectados por las participaciones preferentes en las Rías Altas.

El primer control será en la puerta del Ayuntamiento a través de un arco de seguridad y el segundo, en el acceso al salón de plenos.

La decisión del Ejecutivo que lidera con mayoría absoluta José Manuel Rey Varela, del PP, se anunció esta mañana después de que las protestas de medio centenar de vecinos retrasaran la celebración del pleno aplazado el jueves 25, que se intentó reanudar a las 8:30 horas de esta mañana.

Aunque menos numeroso que la avalancha ciudadana del pasado jueves, los gritos y quejas de los asistentes que abuchearon con insistencia a los ediles populares, terminaron por ralentizar la sesión de hoy. Los 13 concejales del PP, los 7 del PSOE y el único edil Independientes por Ferrol abandonaron el salón de plenos muy temprano para un primer receso.

La policía local comenzó a identificar a los asistentes y esta acción disgustó a los ediles de Izquierda Unida y del BNG, que permanecían en la sala.

Dos horas y media más tarde, a partir de las 11:00 horas, el alcalde reanudó el pleno pero únicamente asistieron IF y el PSOE, ya que el resto de la oposición (BNG e IU) decidió abandonar la sesión en protesta por la decisión de identificar al público, que ya tiene que superar un primer control de seguridad privada en la puerta del consistorio local.

Desde el equipo de gobierno justificaron esta medida en un informe de la Policía Local, que según argumentó el portavoz popular José Manuel Vilariño, pone de manifiesto que el pasado jueves 25 "no se pudo garantizar la seguridad" de los ediles, ni la del personal municipal ni la del público que asistía a la sesión.

Desde Alcaldía, en un comunicado, "censuran"que "por segunda vez" un grupo de personas "rompieran las normas de convivencia democrática" esta mañana al no permitir a los ediles electos ejercer "libremente su obligaciones".

Esgrimen que la medida de identificar a los asistentes tiene como objetivo "garantizar la seguridad de los ediles y de los vecinos que acuden a hacer sus gestiones".

Desde el Ejecutivo ferrolano reiteran su "preocupación" por la situación que atraviesa Navantia, que termina su último buque este verano sin nuevos contratos, y la de todos los colectivos que sufren de la forma "más cruda de un contexto económico desfavorable".

La portavoz del grupo socialista, Natividad González Laso, quiso puntualizar que permanecían en el pleno por respeto a la institución local pero se mostró disconforme con la decisión del Gobierno local de identificar "dos veces" a los vecinos y pidió un pleno "de puertas abiertas".

El pleno de esta mañana también sirvió para formalizar la marcha de José Manuel Vilariño, que acaba de ser designado por la Xunta como nuevo presidente de la Autoridad Portuaria de Ferrol-San Cibrao, en sustitución de Ángel del Real, que ocupaba el cargo desde julio del 2009 y fue cesado la semana pasada. Su asiento en la corporación local lo ocupará María del Carmen García.

Comentarios