domingo 17/1/21

Feijóo optará a un tercer mandato como “militante de Galicia seguro de que el PP podrá “volver a ganar”

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, confirmó a sus compañeros del PPdeG que se presentará al congreso autonómico de mayo con la intención de optar a un tercer mandato en Galicia, de la que se siente “militante”, sin ocultar su objetivo de revalidar una mayoría absoluta ahora única en España.

Alberto Núñez Feijóo, en el momento que anuncia a sus compañeros que repetirá como candidato a la Xunta 	ep
Alberto Núñez Feijóo, en el momento que anuncia a sus compañeros que repetirá como candidato a la Xunta ep

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, confirmó a sus compañeros del PPdeG que se presentará al congreso autonómico de mayo con la intención de optar a un tercer mandato en Galicia, de la que se siente “militante”, sin ocultar su objetivo de revalidar una mayoría absoluta ahora única en España. Optimista, trasladó a los suyos su convicción de que, como en 2009 y 2012, los populares están en condiciones de “volver a ganar”.
Aunque la percepción de continuidad era mayoritaria en el partido, los suyos recibieron entre aplausos, en pie y a gritos de “¡presidente, presidente!” el anuncio de Feijóo, quien pronunció un discurso en el que varias veces se mostró al borde de las lágrimas. Fue una intervención de balance y cíclica, con una primera parte en la que incidió en las “renuncias” que conlleva la vida pública y un final en el que se identificó con Manuel Fraga.

las puertas de madrid
Tras abrir hace unos días la puerta a cambiar de actividad profesional e ir a la privada, ayer, en la Junta Directiva, reconoció que la suya no fue “una decisión fácil”. Eso sí, se esforzó en intentar silenciar las voces, empezando por sus rivales políticos, que señalan que se queda en Galicia porque su partido le cerró las puertas en Madrid.
Así, trasladó una vez más su respaldo a Mariano Rajoy, que “conocía desde hace días” su decisión y aseguró que “siempre” que tuvo la “oportunidad” de elegir, ha “elegido” Galicia porque “no hay mayor honor” que presidir la comunidad. Pero primero, Feijóo echó la vista atrás y recordó cuando, hace “algo menos de 10 años, con menos gente, menos cámaras y menos canas” lanzó su candidatura para suceder a Manuel Fraga en el mismo hotel Palacio del Carmen.
Mientras parte de los suyos ven en el de ayer el acto “formal” de lanzamiento de la campaña para las próximas autonómicas –aunque el ambiente preelectoral ya se agudizó en las últimas semanas–, optó por recordar la situación en la que se encontraba el PPdeG cuando él tomó por primera vez sus riendas. “Teníamos que buscar a alguien para sustituir a alguien insustituible, a uno de los padres de la democracia”, señaló.
“Sumar, seguir y ganar; ese era el lema de mi candidatura”, continuó, convencido de que el PPdeG pudo lograr sus retos por permanecer “fiel a sus principios de galleguismo y reformismo”, pero también por haber sido “pragmático”.
Frente a los que se “quedaron anclados en el ”, reivindicó la “renovación” en el PPdeG y que él tuvo el honor de ser candidato en dos comicios autonómicos. “Nunca podré devolver la gratitud y llevaré por siempre el mayor honor de mi vida, que es presidir Galicia. No hay mayor honra”, proclamó.
“Ganamos porque nos movilizamos y nos renovamos. Así ganamos, así ganó Galicia y así estoy seguro de que podremos volver a ganar. Aquí hay un partido, aquí hay movilización y renovación”, sentenció, antes de subrayar que la política obliga a “renuncias”, igual que “trae sinsabores, a veces merecidos, otros más injustos”.
“Pero merece la pena cuando uno ama a su país”, reivindicó, antes de reflexionar sobre la pérdida de la confianza en los políticos y la deriva de esta actividad, al entender que ahora parece “más efectivo frivolizar una frase que tomárselo en serio”, como también “odiar al adversario y no abandonar nunca el insulto ni la insidia permanente”.
Frente a ello, él optó por reivindicar el estadismo de Gerardo Fernández Albor y una política “que busca puntos de encuentro y un país unido”. “Esa es la política en la que creo y creeré siempre, esté o no en ella”, garantizó.
Aunque honrado de cumplir siete años como presidente gallego y diez al frente del PPdeG, señaló que este tiempo hace que su reflexión fuese legítima y necesaria. “No por mí, sino por la importancia de las responsabilidades que ocupo, por mi partido y por mi país”, argumentó Feijóo, que siempre afirmó que dos mandatos son suficientes.
A continuación llegó el momento más esperado por los suyos, cuando Feijóo reconoció que a cada pregunta formulada “siempre” le llegaba “la misma respuesta: Galicia”. “Siempre que tuve la oportunidad de elegir en mi vida, elegí Galicia. Galicia merece la pena siempre. Antes Galicia que cualquier otra opción”, proclamó, con los miembros de la Junta Directiva en pie.
Feijóo negó las teorías de sus rivales de que no se presentaría en Galicia porque buscaría su beneficio personal, intentaría dar el salto a la política nacional o de que teme el resultado electoral. “Aquí estoy y Galicia tendrá hasta el último día un Gobierno responsable”, apostilló, antes de apelar al “sentidiño” y garantizar que no se presenta “para que todo siga igual”, sino que quiere “exigirse más” y cree que “todos” deben hacerlo.
Dicho esto, adrvirtió que él no será “un candidato de manual” porque no cree en los “los laboratorios” que dan lugar a políticos como Pedro Sánchez, Pablo Iglesias o Albert Rivera, a dirigentes que dan por cumplida su jornada “con un par de tweets y una tertulia”.
“No seré el candidato que empieza en una foto y acaba en un eslógan. Tengo mi forma de ser, tengo una trayectoria y un carácter. Para bien y para mal, soy Alberto Núñez Feijóo y no lo puedo remediar”, zanjó.

Comentarios