lunes 30/11/20

Feijóo destaca el “galleguismo integrador” frente a las “fracturas” en otros territorios

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, reivindicó ayer el “galleguismo integrador” frente a las amenazas de “fracturas internas” en otros territorios que acaban en “discordia civil” o en la “exclusión de parte de la población”, dando pie a que aparezca “una ciudadanía de segunda”.

Alberto Núñez Feijóo interviene en el acto de entrega de las Medallas del Parlamento de Galicia | aec
Alberto Núñez Feijóo interviene en el acto de entrega de las Medallas del Parlamento de Galicia | aec

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, reivindicó ayer el “galleguismo integrador” frente a las amenazas de “fracturas internas” en otros territorios que acaban en “discordia civil” o en la “exclusión de parte de la población”, dando pie a que aparezca “una ciudadanía de segunda”.

Feijóo realizó estas declaraciones en el marco de la imposición de las Medallas del Parlamento de Galicia en 2018 y, aunque no aludió de forma expresa a Cataluña, aprovechó su intervención para defender el modelo “integrador” de Galicia frente a quienes “restan y dividen”.


“El modelo gallego combina bienestar y fraternidad; es un modelo inclusivo que suma y multiplica, diferente de los que restan y dividen”, proclamó el jefe del Ejecutivo, quien recordó que el Estatuto de Autonomía, promulgado 37 años atrás, es “el primer pilar que sostiene el país”.

“En este estatuto se diseñaron los puentes que nos sirvieron para caminar seguros durante estas cuatro décadas. Puentes entre los gallegos. Puentes entre los gallegos y los demás españoles. Puentes entre los gallegos, los europeos y los ciudadanos del mundo”, sentenció.

Dicho esto, subrayó que, pasado el tiempo, la “carta constitucional autonómica sigue reflejando un éxito colectivo, ya que esta no lleva el sello de ningún grupo concreto”. “No es de nadie porque es de todos, como sucede con el galleguismo que nace de la sociedad gallega e impregna nuestra ciudadanía”, añadió.

Pilares
Finalmente, concluyó que “el Estatuto, el Parlamento y la solidaridad” son “los tres pilares que hacen de Galicia un hogar común sin grietas ni exclusiones”.

El Parlamento de Galicia entregó ayer sus Medallas a Cáritas Diocesanas de Galicia, Aldeas Infantiles SOS Galicia y Cogami (Confederación Galega de Persoas con Discapacidade).

De esta forma, la Cámara legislativa autonómica reconoce la labor de las entidades que desarrollan su trabajo en el ámbito social y prestan apoyo a las personas más vulnerables de la sociedad.

La de este año ha sido la tercera edición de las Medallas del Parlamento de Galicia, y su entrega se celebró coincidiendo con el aniversario de la promulgación del Estatuto de Autonomía de Galicia, el 6 de abril de 1981. El acto, que tuvo lugar en el salón de los Reyes del Parlamento, estuvo presidido por el titular del Gobierno gallego, Alberto Núñez Feijóo, y por el presidente de la Cámara autonómica, Miguel Santalices.

En 2016, las Medallas recayeron en las personas que ejercieron la Presidencia de la Cámara gallega, mientras que las del año pasado fueron concedidas a los integrantes de la denominada “Comisión 16”, autores del anteproyecto del vigente Estatuto de Autonomía de Galicia. En su discurso, el presidente del Parlamento destacó el marcado acento social de esta tercera edición de las Medallas, “asumiendo así –declaró– el sentir y proceder mayoritario del pueblo gallego”.

Añadió Santalices que una vez dejada atrás la crisis económica, la sociedad sigue inmersa “en una crisis de credibilidad” que afecta a buena parte de la sociedad, consecuencia “de una crisis de valores en la que los intereses materiales y personales priman sobre el bien común”, que afecta a la política, a empresas, a organizaciones sindicales e incluso también a determinadas ONG.


“De la misma forma que resulta injusto descalificar al conjunto de políticos por el comportamiento indebido de unos pocos que deben rendir cuentas ante la Justicia”, la trayectoria de organizaciones como las hoy premiadas “acreditan que podemos y debemos seguir confiando en las ONG y en entidades semejantes, que anteponen el bien común a cualquier otro objetivo”, dijo.

Como conclusión, el presidente del Parlamento compartió en voz alta una serie de reflexiones que corresponden a los legítimos representantes del pueblo gallego. Así, se refirió, entre otras, a la obligación de “ejemplaridad” en la labor cotidiana, “la ética siempre por encima de la política”, y la obligación de buscar el entendimiento, “pese a que a veces partamos de posiciones antagónicas”.

Aludió a la obligación de los diputados de “respetar al adversario político, jamás enemigo”, de acatar el marco normativo e institucional, y de acatar la separación de poderes, “esencial para salvaguardar la democracia” y las decisiones judiciales, y responder “a la confianza que los gallegos nos otorgaron en las urnas”.

Comentarios