viernes 4/12/20

Feijóo apuesta por impulsar un “urbanismo moderno” para abandonar “las dos velocidades”

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, hizo un llamamiento a la implicación de “toda la sociedad gallega” para impulsar un “urbanismo moderno” que se adapte “al siglo XXI” como camino para hacer que Galicia abandone “las dos velocidades” de crecimiento y sea capaz de “avanzar acompasadamente”.

Alberto Núñez Feijóo y Encarnación Rivas llegan al acto de clausura de la jornada técnica | xoán rey
Alberto Núñez Feijóo y Encarnación Rivas llegan al acto de clausura de la jornada técnica | xoán rey

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, hizo un llamamiento a la implicación de “toda la sociedad gallega” para impulsar un “urbanismo moderno” que se adapte “al siglo XXI” como camino para hacer que Galicia abandone “las dos velocidades” de crecimiento y sea capaz de “avanzar acompasadamente”.
Así lo indicó Feijóo en la jornada técnica sobre el Plan Básico Autonómico celebrada en la mañana de ayer en la Cidade de Cultura, donde señaló que esta normativa, que acompañará la nueva ley de ordenación del territorio, llegará “a 219 ayuntamientos” gallegos para sustituir “las normas provinciales” vigentes desde 1991.

Un gran activo
“Galicia tiene un gran activo que es el territorio y que conviene ordenarlo”, aseveró el presidente autonómico durante su intervención, en la que anunció que este plan estará listo “a mediados de este año” y se convertirá en “una alternativa sólida para los próximos veinte años” de cara a configurar “una nueva cultura de urbanismo” en la comunidad.
De este modo, la normativa, aprobada por el Ejecutivo gallego el mes de diciembre, recibirá, en palabras de Feijóo, “luz verde definitiva” a mediados de este año para convertirse en “la base” sobre la que trabajarán los futuros planes básicos municipales de los ayuntamientos de menos de 5.000 habitantes que no tienen planeamiento general.

Ordenación del siglo XXI
El objetivo de la Xunta es lograr que la ordenación urbanística del territorio gallego se adapte “al siglo XXI” para “favorecer el crecimiento” económico sin descuidar la protección del paisaje, “uno de los grandes activos de Galicia”, como destacó el presidente autonómico.
Otra de las metas del Plan Básico es revertir la idea de que la comunidad avanza “a dos velocidades”; por un lado, el Eje Atlántico y el ámbito urbano, y, por otro, la Galicia rural. “Tenemos mucho que hacer para que Galicia avance acompasadamente”, apostilló.
“Eso no lo puede lograr solo un gobierno. Es un objetivo que afecta a toda la sociedad gallega”, remarcó, para, tras esto, pedir la implicación de profesionales y responsables municipales en la tarea de “multiplicar las posibilidades” de los vecinos.
En este sentido, el presidente gallego subrayó que la nueva normativa busca “establecer marcos legales para reducir diferencias” entre esas dos realidades y para que la ordenación del territorio esté “no solo” a disposición de las urbes, sino que se extienda a “todos los núcleos” poblacionales para, de este modo, avanzar en la configuración de Galicia como una “ciudad única”.
Durante su intervención, Feijóo recordó que el Plan Básico Autonómico recoge “todos” los asentamientos de población de Galicia (33.000), donde se concentran “la mitad de la totalidad de los de toda España”. 

Centrarse en las personas
Esta idea sirvió al mandatario para recuperar su reivindicación de que la dispersión poblacional sea tenida en cuenta en la reformulación del sistema de financiación autonómico.
“Si alguien quiere obviar que es lo mismo prestar los servicios públicos en la mitad de núcleos de población que en sitios concentrados es que no habla en serio”, incidió Feijóo, que volvió a pedir que el debate de la financiación se centre en las “personas” y no en los “territorios”. l

Comentarios