miércoles 17.07.2019

Feijóo advierte de las consecuencias del veto a los motores convencionales

Considera que la Unión Europea debe ir “poco a poco” en el proceso de electrificación 
de los automóviles

Feijóo participó ayer en la asamblea de empresas del Ceaga, celebrada en O Porriño | salvador sas (efe)
Feijóo participó ayer en la asamblea de empresas del Ceaga, celebrada en O Porriño | salvador sas (efe)

El Clúster de la Automoción de Galicia (Ceaga) y el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, coinciden en que la Unión Europea debe ir despacio en la electrificación de los automóviles, ya que puede tener consecuencias para todo el sector.

“Antes de prohibir el uso de motores clásicos hacen falta medidas”, advirtió ayer el director de la planta de PSA en Vigo, Ignacio Bueno, tras mostrar su preocupación por la normativa de emisiones que está afectando a todo el sector durante su intervención en la asamblea del Ceaga, celebrada en O Porriño.

Bueno aseguró que el futuro es “incierto” por este tipo de decisiones políticas y subrayó que la factoría viguesa cumplirá con las emisiones.

Por su parte, Feijóo insistió en que hay que ir “poco a poco” y “no acelerar esta transición”.
“Si a vosotros os va bien, a los gallegos también les irá bien”, les dijo el presidente de la Xunta a los representantes del sector de la automoción gallega.

Empleos
Un sector que el pasado año generó más de 1.500 nuevos empleos y cuyas empresas aumentaron sus exportaciones en 1.500 millones de euros, según los datos facilitados ayer en la clausura de la asamblea del Ceaga.

El director de PSA Vigo también insistió en la necesidad de mejorar la productividad y bajar costes, aunque aseguró que las perspectivas para los próximos años son “buenas”.

Feijóo constató el balance positivo de la automoción gallega, cuya cuenta de resultados en 2018 afianza las expectativas del sector de cara a la una mayor productividad, innovación y mercado exterior. Recordó que este sector, que conforman 130 empresas integradas en este clúster y da empleo a más de 22.000 personas, representa una cuarta parte de las exportaciones gallegas. 

E incidió en lo alentador que resulta confirmar los buenos resultados de un sector estratégico para Galicia como es la automoción; “sobre todo –dijo– porque reafirma las capacidades del sector industrial en la comunidad”. En esta línea, Feijóo destacó la importancia de que la planta de PSA en Vigo siga siendo una de las más productivas de España, de las más innovadoras del grupo y siga avanzando en el coche del futuro, y que siga creciendo la cantera de empresas que conforman toda la industria auxiliar; y que este sector continúe siendo decisivo en el ranking exportador de la comunidad. 
El presidente de la Xunta apostó por bajar los impuestos, el precio del suelo o el coste de la electricidad para que estas empresas puedan ser más competitivas y no se vayan a Portugal.
“Intervinimos para que Benteler no se fuese a Portugal”, recordó el jefe del Ejecutivo gallego.

Insistió en que los ayuntamientos tienen que bajar los impuestos para que estas empresas se queden en Galicia. 

“Solo Mos, Redondela y Salceda han bajado estos impuestos”, aseveró Feijóo.

El presidente de la Xunta mostró su preocupación por la industria forestal y por el impacto que tendría en Galicia el cierre las instalaciones de Ence en Pontevedra. “Vamos a trabajar para que no se produzca”, proclamó.

Comentarios