martes 20/10/20

Expulsan de España y multan con 14 millones a un traficante por un alijo de droga en Muxía

La Audiencia Provincial de A Coruña decretó la expulsión de España y una multa de 14 millones de euros para un narcotraficante marroquí como coautor de la introducción de 4.656,537 kilogramos de cannabis en Muxía.

El marroquí aceptó la expulsión durante diez años, ya que quiere “volver a su país” 	cabalar
El marroquí aceptó la expulsión durante diez años, ya que quiere “volver a su país” cabalar

La Audiencia Provincial de A Coruña decretó la expulsión de España y una multa de 14 millones de euros para un narcotraficante marroquí como coautor de la introducción de 4.656,537 kilogramos de cannabis en Muxía.
La noche del 4 de abril de 2009 un barco de bandera marroquí pasó 169 fardos de droga a un pesquero español, que la desembarcó en la playa de Arnela, en Muxía.
El propietario del barco español está en busca y captura y todos los acusados, salvo el que tenía el juicio previsto para ayer, ya fueron condenados en 2010 por un delito de tráfico de drogas en cantidad de notoria importancia, al ser más de 4,5 toneladas.
Para el acusado de ayer se pedían tres años y un día de cárcel y catorce millones de multa, pues si la droga se hubiera vendido al por menor hubiera tenido un valor de 22.770.456 euros.
En la sección primera se mostró este hombre conforme con los hechos de los que se le acusa y con la pena, aunque con la condición de que la prisión se conmute por la expulsión de España durante diez años, ya que quiere “volver a su país”.
Por otro lado, un acusado de blanqueo con dos condenas por narcotráfico alegó ayer en el juicio contra él, su compañera sentimental y su madre en Pontevedra que sus bienes procedieron de su trabajo de albañil y de la compraventa de coches, entre otras actividades lícitas.
La fiscalía pide cinco años y seis meses de prisión para Carlos Daniel P.G. y cinco para su compañera Sonia G.G. y su madre María Jesús G.F, además de multas respectivas de 1,2 millones, 400.000 y 800.000 euros.
La acusación entiende que el hombre, condenado en dos ocasiones por delitos contra la salud pública, no podía justificar bienes inmuebles y vehículos de alta gama como un BMW M3 o un Audi S3, entre otras propiedades.
El hombre dijo en el juicio, celebrado en la Audiencia de Pontevedra, que nunca se había enriquecido con la droga y que había trabajado toda su vida sin estar dado de alta y, posteriormente, de albañil y en la compraventa de vehículos de lujo.

Comentarios