jueves 26/11/20

El exalcalde de Ourense justifica su actución y niega haber prevaricado

Los acusados, al inicio del juicio | antonio cortés (efe)
Los acusados, al inicio del juicio | antonio cortés (efe)

El exalcalde de Ourense, Francisco Rodríguez (PSOE), justificó el levantamiento de reparos a las cinco asistencias técnicas por las que se sienta en el banquillo, acusado de un delito de prevaricación continuada entre los años 2008 y 2012, en la “necesidad” de “prestar un servicio a los ciudadanos” y porque “no había otra forma de hacer la contratación”.
Así lo señaló ayer a su llegada a los Juzgados de Ourense, en la primera jornada del juicio que se sigue contra el regidor; los exconcejales Aurea Soto, Yolanda Pérez y Fernando Varela; y los directores generales de Rehabilitación Urbana, José Carballido y José Somoza, para los que fiscalía reclama diez años de inhabilitación para empleo o cargo público.
Rodríguez, que llegó acompañado por la exresponsable de Urbanismo Aurea Soto, explicó que el levantamiento de reparos es una práctica que “se hace y se seguirá haciendo toda la vida” en los ayuntamientos y que “entiende” que en su actuación “no cometió delito”. “Había que prestar un servicio a los ciudadanos y no había otra manera de hacer la contratación”, explicó..
En esta línea abundó que, “basándose los informes de los técnicos se decidió hacer una contratación de asistencias externas”, que es un sistema que “se lleva hecho desde hace 20 años y se sigue haciendo”.

Declaración de los testigos
Los cinco testigos que declararon coicidieron en apuntar que cuando fueron contratados por primera vez no conocían a ninguno de los acusados, ni tenían afiliación a ningún partido político.
También insistieron en que durante su labor como asistentes técnicos no recibían órdenes de ellos, sino de los responsables directos de los departamentos en los que trabajaban. Todos ellos relataron que comenzaron a trabajar para el Ayuntamiento de Ourense a través de asistencias externas (entre los años 2008 y 2011) y que no se enteraron de la existencia de reparos por parte del interventor municipal hasta que dejaron de percibir su sueldo en el año 2012.
Salvo uno de los testigos, que relató que “sabía” que su contrato era irregular y que “por eso había reparos”, el resto coincidió en que tuvieron conocimiento de que se estaban levantando estos reparos cuando empezaron a tener problemas para cobrar sus sueldos, pero que “no saben cómo se justificaba” ésta decisión.

Comentarios