sábado 24/10/20

Los estudiantes gallegos se enfrentan la semana que viene a los exámenes de Selectividad

Los alumnos gallegos se examinarán de Selectividad los días 12, 13 y 14 de este mes. En el conjunto estatal, unos 300.000 alumnos participarán desde esta semana en las ahora denominadas

Las universidades podrán fijarse para seleccionar al alumno en la nota que haya obtenido en alguna materia en particular | aec
Las universidades podrán fijarse para seleccionar al alumno en la nota que haya obtenido en alguna materia en particular | aec

Los alumnos gallegos se examinarán de Selectividad los días 12, 13 y 14 de este mes. En el conjunto estatal, unos 300.000 alumnos participarán desde esta semana en las ahora denominadas EVAU (Evaluación de Acceso a la Universidad) o EBAU (Evaluación de Bachillerato para el Acceso a la Universidad), que se celebrará durante la primera quincena de este mes en toda España.
En concreto, los primeros estudiantes en examinarse serán los alumnos de Castilla-La Mancha, que tendrán que enfrentarse a las pruebas hoy, mañana y el miércoles, mientras que los de Aragón, Asturias, Baleares, Castilla y León, Comunidad de Madrid, Comunidad Valenciana y Extremadura lo harán mañana, el miércoles y el jueves. En Canarias y La Rioja los estudiantes se examinarán el miércoles, el jueves y el viernes, mientras que los alumnos de las regiones de Cantabria y Murcia deberán hacerlo el viernes y el lunes y el martes de la semana que viene. Ya en esa semana será el turno de los estudiantes de Galicia, Andalucía y Cataluña (12, 13 y 14) .

Datos de 2017
En 2017, se matricularon en las Pruebas de Acceso a la Universidad un total de 280.852 alumnos, de los que el 55,8 por ciento fueron mujeres. Así, del total de alumnos inscritos, finalmente, se presentaron un total de 264.980 a las pruebas, y 230.530 estudiantes las superaron.
La prueba solo será obligatoria para los alumnos que quieran estudiar un Grado universitario, que se examinarán exclusivamente de las asignaturas de segundo curso de Bachillerato cumpliendo una serie de objetivos de aprendizaje establecidos, y cuyas calificaciones se calcularán ponderando un 40 por ciento la nota de la prueba, que se supera con un 4 sobre 10, y un 60 por ciento la de la etapa. El resultado habrá de ser igual o superior a 5 para poder acceder a la universidad. Se introducen otras novedades, como que los estudiantes podrán subir nota examinándose de una segunda lengua extranjera además de la que les sea obligatoria, una prueba voluntaria que la universidad podrá tener en cuenta en sus procesos de admisión.
De hecho, los centros universitarios podrán fijarse para seleccionar al alumno en la nota que ha obtenido en alguna materia en particular, más allá de la media obtenida, en función del itinerario que haya escogido.

La orden ministerial recoge la “matriz de especificaciones” de cada materia a examen, es decir, los estándares de aprendizaje evaluables y que pesarán un 70% en la calificación de cada prueba. No obstante, dentro de cada asignatura hay temas que tienen más peso y temas que valen menos a la hora de sumar en ese 70%.
En el caso de Historia de España, por ejemplo, los contenidos se han organizado en cinco bloques y el que tiene un mayor peso, que asciende al 25%, es el correspondiente al conocimiento de la crisis del Antiguo Régimen, la construcción del Estado Liberal (1833-1874), la Restauración Borbónica, y las transformaciones económicas del siglo XIX.

Mientras, el bloque sobre el conocimiento de la Dictadura Franquista (1939-1975) y la Normalización Democrática de España e Integración en Europa (desde 1975), que aborda asuntos como ETA, el Gobierno de Adolfo Suárez o las preautonomías de Cataluña y el País Vasco, tiene un peso del 15%. Fuentes del Ministerio de Educación explicaron que la asignación del peso de cada bloque de contenidos se ha fijado en función de su extensión.

Comentarios