lunes 28/9/20

El director de Cofares dice que no vio ningún pago ni sobre para Blanco

José Antonio López Arias, director general de Cofares, aseguró ayer ante el Tribunal Supremo que no presenció ninguna entrega de dinero ni sobre alguno para José Blanco, como asegura el empresario Jorge Dorribo
El director general de Cofares, José Antonio López Arias	.efe
El director general de Cofares, José Antonio López Arias .efe

 José Antonio López Arias, director general de Cofares, aseguró ayer ante el Tribunal Supremo que no presenció ninguna entrega de dinero ni sobre alguno para José Blanco, como asegura el empresario Jorge Dorribo, que dice que pagó al exministro 200.000 euros para que favoreciera a sus empresas.

López Arias desmintió así ante el magistrado José Ramón Soriano, que investiga a Blanco por cohecho y tráfico de influencias en la operación “Campeón”, la versión del propietario de la farmacéutica Nupel, que asegura que el 5 de febrero del pasado año en la gasolinera de Guitiriz entregó al primo político del exministro Manuel Bran un sobre con 200.000 euros para Blanco.

Según explicó al termino de la declaración el abogado de Bran, José Piroscia, López Arias, quien declaró en calidad de testigo durante cerca de una hora en el Supremo, “ha desmentido completamente lo narrado y denunciado” por el empresario farmacéutico “con total claridad y rotundidad”.

Por la mañana también declaró como testigo durante otra hora el presidente del Grupo Fomento de Iniciativas, Amador de Castro que, según las declaraciones de Dorribo, habría intentado también que Blanco favoreciera sus negocios, a cambio de contratar a la empresa de electricidad de su primo político, Manuel Bran.

 Sin necesidades > Piroscia también señaló que durante su declaración Amador de Castro negó estas acusaciones y dijo, en concreto, que “como empresario que lleva muchos años ejerciendo no necesitaría de nadie para hablar con cualquier ministro de este país”.

Por su parte, el director general de Cofares sostuvo que “no ha visto ni ha presenciado ningún pago, ni ningún sobre que se le entregara por parte de Dorribo” a Bran.

Afirma que durante la comida de varios empresarios con Blanco no se habló de negocios

También negó que en el trayecto desde A Coruña a la gasolinera, Dorribo le comentara –como él afirma– que iba a entregar dinero a Blanco, y aseguró que lo único que le dijo es que iban a “tomar un café para luego ir a una comida” con empresarios.

López Arias indicó que en todo momento, mientras estuvieron en la gasolinera, Dorribo, Bran y él mismo permanecieron juntos y que no fue testigo de la entrega de ningún sobre para el exministro.

Después de salir de la cafetería el propietario de Nupel se trasladó al restaurante en el que se iba a celebrar la comida con empresarios en el coche del exministro, por lo que él tuvo conducir el vehículo de Dorribo.

Durante la comida que varios empresarios mantuvieron con Blanco no se habló de negocios, sino de temas generales como de los controladores aéreos o el AVE. Tras la comida se fue a tomar otro café a casa del señor Dorribo, quien tampoco le comentó nada de ningún pago a Blanco. El empresario farmacéutico dejó a López Arias un Aston Martin para volver a Madrid, que fue recogido varios meses después.

El director general de Cofares reconoció que empezó a “hacer algunos números” respecto del proyecto de unidosis, pero sin conocer cuáles eran los medicamentos que iban a salir, que deberían ser aprobados por la Agencia del Medicamento.

Cofares no hizo ninguna gestión al respecto en el Ministerio de Sanidad, aunque “imagina” que las gestión las debió hacer Dorribo.

Negó igualmente haber recibido dinero del propietario de Nupel por sus relaciones comerciales, aunque sí ha reconocido que Dorribo se prestó a preguntar sobre un terreno adquirido por Cofares en Betanzos sobre el que se había solicitado una ayuda pública años antes, en 2009.

 Desmentido > En el mismo sentido, fuentes de Cofares informaron de que durante la declaración López Arias desmintió radicalmente las acusaciones de Dorribo y explicó que su relación con este era solo profesional entre dos empresas dedicadas a la industria farmacéutica, ya que Nupel era la suministradora de algunos de los productos distribuidos por Cofares.

Respecto a la declaración de Amador de Castro, Piroscia, añadió que aseguró que la relación con la empresa de electricidad “Espiñeira y Bran” era la normal entre empresas, que concurrían a concursos en iguales condiciones y que nunca se sintió discriminado por alguna adjudicación, sino que se otorgaban las obras a las mejores ofertas.

 Una obra > Fuentes presentes en la declaración señalaron que este empresario reconoció ante el juez Soriano que únicamente otorgó una obra la empresa de sus clientes, la eléctrica Espiñeria y Bran (contratos que según Dorribo escondían pagos encubiertos al exministro José Blanco), aunque explicó que el contrato se concedió en concurso con otras empresas.

De Castro manifestó que nunca se ha sentido discriminado por ninguna adjudicación, ya que si no las ha obtenido es porque otras empresas han concursado mejor.

Comentarios