sábado 26/9/20

La dirección actual de Anova aprueba su propuesta de liderazgo compartido por escasos votos

La portavocía de Anova será elegida por la coordinadora nacional, y no por la Asamblea, formada por la totalidad de la militancia, al contrario de la anterior ocasión, en la que resultó elegido Xosé Manuel Beiras.

El portavoz nacional de Anova, Xosé Manuel Beiras, al inicio de la segunda asamblea de Anova	xoán rey
El portavoz nacional de Anova, Xosé Manuel Beiras, al inicio de la segunda asamblea de Anova xoán rey

La portavocía de Anova será elegida por la coordinadora nacional, y no por la Asamblea, formada por la totalidad de la militancia, al contrario de la anterior ocasión, en la que resultó elegido Xosé Manuel Beiras.
Esta postura, defendida por el actual coordinador de la formación, Martiño Noriega, aboga además por un liderazgo compartido, para evitar de esta forma que el cargo de portavoz nacional se asocie al de secretario general de otros partidos.
Este fue uno de los acuerdos, adoptado por apenas 30 votos de diferencia, a los que se llegó en la primera parte de la segunda Asamblea de Anova, que tiene lugar en Compostela y que se clausurará hoy.
De esta forma, el portavoz nacional será elegido por los 105 miembros de la coordinadora, 75 elegidos entre 176 candidatos y otros 30 elegidos en las áreas territoriales.

opciones
Precisamente, uno de los que se puso en contra fue Rafael Sisto, teniente de alcalde de Teo, donde Noriega es regidor, que señaló que lo que pedía era que la asamblea votase sobre la persona que “mejor” representará a la organización.
Otro de los asuntos que presentó mayores discrepancias en la primera jornada fue la readmisión, por 156 votos a favor y 107 en contra, de los 17 militantes que fueron expulsados de la agrupación de Redondela el pasado año.
Durante la exposición de este punto se produjeron fuertes abucheos entre los militantes de la formación, e incluso casi una decena de ellos abandonaron el plenario durante la intervención de Rafael Balado, uno de los militantes expulsados y finalmente readmitido.
En todo caso, Francisco Trigo, en su exposición de enmienda a esta readmisión, apuntó que recurrirá la votación al considerar que los expulsados no podrían haber participado en las votaciones al no formar parte de la militancia en el momento de la votación. “Es una ilegalidad absoluta que estén votando” insistió.

debate intenso
Al finalizar la jornada de mañana, el coordinador de Anova, Martiño Noriega, valoró el “intenso” debate llevado a cabo entre la militancia. “Por debate que no sea”, dijo.
La segunda asamblea de Anova se inició marcada por el riesgo de fractura interna, ante el que el portavoz de la formación Xosé Manuel Beiras dijo que, de no darse una “congruencia plena” en este encuentro, él mismo daría “por concluido” su “epílogo” político en la formación, ya que demostraría que Anova “abortó, y se fue del camino marcado”.
De esta forma, recordó que está “para un proyecto, no para una organización”, e insistió en que esa postura ya la demostró “anteriormente” en su etapa en el Bloque.
Así, abogó porque esta asamblea contribuya a terminar el proceso constituyente de la formación, “es necesario que acabe la infancia de Anova” y, en ese sentido, defendió lo que considera una prioridad, “ser útil para los ciudadanos” en un momento complicado como el actual.
Esta segunda Asamblea supone una nueva pugna entre los dos principales sectores de la formación, el liderado por el actual coordinador nacional de Anova, Martiño Noriega, y el considerado sector crítico, agrupado en la corriente Cerna, que dirige Mario López Rico y Luis Eyré.
Antes de la asamblea, el coordinador nacional afirmó llegar a la reunión con el objetivo de que el encuentro sirva para “cerrar” el proceso constituyente de la propia formación, que ya dura dos años.
Preguntado por el riesgo de ruptura, Noriega insistió en que cualquier lectura de proyecto político es compatible, siempre que una de las partes no entienda “que es excluyente”, de esto modo diferenció las dos corrientes sin mencionarlas. A su juicio, una que emana de los años “60-70” y otra centrada en una nueva “manera de operar”.
Noriega señaló que su futuro en la formación dependerá de lo que la militancia quiera, de manera que aceptará la decisión “sin dramatismos”, ya que no se trata de una cuestión personal.

Comentarios