• Viernes, 21 de Septiembre de 2018

Dimite el primer dirigente de Renfe imputado en el accidente de Angrois

El Ministerio de Fomento aceptó la dimisión como director de Seguridad en la Circulación de Renfe de Antonio Lanchares, imputado en la causa judicial por el accidente del tren Alvia en Angrois (Santiago) ocurrido el pasado 24 de julio

Dimite el primer dirigente de Renfe imputado en el accidente de Angrois
Lanchares, a la izquierda, el día de su declaración por el accidente | aec
Lanchares, a la izquierda, el día de su declaración por el accidente | aec

El Ministerio de Fomento aceptó la dimisión como director de Seguridad en la Circulación de Renfe de Antonio Lanchares, imputado en la causa judicial por el accidente del tren Alvia en Angrois (Santiago) ocurrido el pasado 24 de julio de 2013, con 80 muertos y 144 heridos, según confirmaron a Europa Press fuentes de Renfe.
Lanchares presentó su dimisión irrevocable, que ya ha formalizado, si bien ya había manifestado su voluntad de renunciar al cargo tras la reunión del ministro, José Luis Ábalos, con las asociaciones de víctimas del accidente de Angrois, según precisaron las mismas fuentes.
En ese encuentro del pasado martes las asociaciones de víctimas (Asociación de Perjudicados del Accidente Ferroviario del Alvia y la Plataforma de Víctimas del Alvia 04155) pidieron al ministro, como venían haciendo desde hace tiempo, que cese a los cargos imputados de Renfe y Adif, puestos de libre designación, y reclamaron que se les facilite la documentación sobre la tragedia que está en manos “exclusivamente” de Renfe y Adif.
Fomento trasladó que evaluaría el cese del director de seguridad de Renfe, Antonio Lanchares, según indicaron el pasado martes las asociaciones de víctimas, que calificaban de “vergonzoso” que una persona “hoy investigada en los juzgados” por “80 muertes por imprudencia” siga siendo director de seguridad de Renfe.
Lanchares ya había presentado en octubre de 2017 su dimisión tras conocer que el juez que investiga la causa lo cita como investigado, si bien Renfe frenó la decisión del director de Seguridad en la Circulación de la empresa pública.
En sede judicial Lanchares aseguró que su “sensación” era que los maquinistas consideraban que el salto de velocidad que se producía en la curva de A Grandeira, donde se produjo el accidente del tren Alvia y había que reducir de 200 a 80 kilómetros por hora, era “normal entre comillas”. l