miércoles 25/11/20

El crimen de la joven de Lugo ya está listo para someterse al jurado popular

César Lodos, el abogado de Ibrahima N., el joven de origen senegalés acusado de asesinar a su expareja, la joven lucense Tatiana Vázquez, ha confirmado que ya se designó procurador y que ha presentado “el escrito de defensa”.

Lugar en el que apareció el coche con el cadáver de la joven lucense | aec
Lugar en el que apareció el coche con el cadáver de la joven lucense | aec

César Lodos, el abogado de Ibrahima N., el joven de origen senegalés acusado de asesinar a su expareja, la joven lucense Tatiana Vázquez, ha confirmado que ya se designó procurador y que ha presentado “el escrito de defensa”.
El letrado concreta que este es el “último trámite necesario en la fase de instrucción y ya pasará a la Audiencia Provincial de Lugo para el señalamiento de juicio”, que será con jurado popular.
El 9 de abril del pasado año 2016 aparecía el cadáver de la joven, natural de Castro de Rei, en su coche en San Fiz, muy cerca de la sede de la policía local en Lugo, con más de cincuenta puñaladas. Pocos días después era detenida su ex pareja.
En el escrito de defensa el abogado ha puesto de manifiesto que “no hay ni una sola prueba y la actitud del acusado indica que no tuvo nada que ver con el asesinato de Tatiana”. Además, lamenta que “se esté perdiendo la oportunidad de estudiar otras vías” de investigación.
En cuanto al joven senegalés, su defensa ha venido indicando durante los últimos meses en que el hombre insiste en que es “inocente” y “constantemente se pregunta lo que pudo ocurrir y lo que pudo ser, porque no encuentra una explicación lógica de lo que le ocurrió a Tatiana”.
De hecho, Lodos pidió en varias ocasiones la puesta en libertad de Ibrahima. Así, el abogado lamentaba que se dilatasen los trámites para llegar al juicio y la estancia en la cárcel de su cliente se hiciese más larga. Así, pedía que las sesiones se iniciaran “cuanto antes y así poder demostrar su inocencia”.
Al respecto, hace unos meses lamentaba que a “pesar de haber finalizado el proceso de instrucción se quedase estancado por una petición del Ministerio Fiscal a la Policía”. “Entiendo que no puede permanecer más tiempo en prisión porque la presunción de inocencia, además de estar plasmada en un librito, hay que respetarla y hacerla valer”, esgrimía entonces.
Lodos recordaba que su cliente llevaba un año en prisión sin que se encontrase “ninguna prueba”. Además, decía que el senegalés, estaba “en una situación psicológica bastante delicada”, al tiempo que subrayaba que mantenía su inocencia: “Y no entiende que no se abra otra vía de investigación paralela, sobre todo por el ADN que apareció al lado del coche”.

Comentarios